jueves, 29 septiembre 2022
jueves 21 de julio de 2022 - 12:00 AM

Espiritualidad: Cada quien cosecha lo que siembra

Cualquier propósito requiere de una semilla y de una buena siembra. Y para su cristalización requerirá de trabajo, disciplina, paciencia, amor, perseverancia, sacrificio y valor. Le va a costar llegar a ser lo que usted realmente quiere ser, pues nada en esta vida es gratuito.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por$14.900
y recibe 3 meses
OFERTA ANIVERSARIO
Precio regular: $38.700 Pago únicamente con renovación automática. Se renueva desde el cuarto mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ANIVERSARIO
Suscríbete por $14.900 y recibe 3 meses Precio regular: $38.700 Pago con renovación automática. Se renueva desde el cuarto mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por$14.900
y recibe 3 meses
OFERTA ANIVERSARIO
Precio regular: $38.700 Pago únicamente con renovación automática. Se renueva desde el cuarto mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ANIVERSARIO
Suscríbete por $14.900 y recibe 3 meses Precio regular: $38.700 Pago con renovación automática. Se renueva desde el cuarto mes por $11.900/mes.
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Su mundo es como es porque así ha querido que sea; es decir, eso es lo que usted ha sembrado. Lo que hoy tiene, ‘bueno’ o ‘malo’, lo creó con sus pensamientos y además abonó el terreno para que así fuera.

Es un tema tanto de la mente como de la palabra. Cada vez que siembra actitudes y acciones equivocadas no solo está manifestando malos hábitos sino que además está labrando su futuro. Ninguna semilla es neutra, produce vida o genera muerte, y usted es el labrador.

No puede seguir justificándose por su supuesta ‘mala suerte’, permitiéndose hacer cosas que no construyen o que no le nutren el alma. Cada vez que vaya a sembrar algo, analice qué siembra y qué es lo que finalmente quiere cosechar.

Si no está dispuesto a dar mucho, entonces quítese de la cabeza que va a recibir ‘a cántaros’. No tendrá la posición empresarial que anhela, no será exitoso ni alcanzará las cuentas bancarias que anhela si no trabaja para lograr tales propósitos.

Y si algo le sale mal, si su vida no crece con los suficientes nutrientes, no le eche la culpa a Dios por las cosas que le pasan.

Pero si ha trabajado bien, tenga paciencia, pues la vida le corresponderá en el momento preciso. Las circunstancias no se dan por mera casualidad. Muchas veces una oportunidad suele estar presente ante sus ojos y ni siquiera la ve.

Se llega al destino cuando se está listo para recibirlo. Usted goza del libre albedrío y, por ende, en sus manos está valorar tal libertad.

Le reitero que usted es el propio artífice de su situación y le corresponde asumir la responsabilidad de sus actos.

Dios está a su lado, pero es usted quien decide hacer oídos sordos a los consejos que Él le da. Asuma lo que llegue a su mundo con entereza.

Recupere su confianza, crea en usted mismo y en su corazón. Analice muy bien las causas por las que sus planes se le han derrumbado como un ‘castillo de naipes’.

Y si por fortuna hoy es un hombre de éxito y tiene lo que desee, felicítese por ser el hombre perseverante que ha sido.

Si algo le ha fallado, tal vez le falta planeación, de pronto no está dando lo mejor de usted en cada proyecto, es probable que no sea tan disciplinado o, sin siquiera notarlo, no ha descubierto cuál es su real propósito en esta vida.

Ahora bien, aunque nunca debe dejar a Dios por fuera de sus proyectos, no se quede esperando con los brazos cruzados que todo se le solucione.

¡Del cielo nada le caerá! No se desespere, revise su forma de actuar, sea propositivo, recomponga el camino y siga adelante.

Espiritualidad: Cada quien cosecha lo que siembra

¡CUÉNTENOS SU CASO!

Las inquietudes asaltan con frecuencia a nuestro estado de ánimo. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo afectan en la actualidad? Háblenos de ellos para reflexionar al respecto en esta página. Envíe su testimonio a Euclides Kilô Ardila al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, él mismo le responderá. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “Cuál es el real significado de la expresión ‘Dios lo bendiga’. Le pido al Señor que me bendiga y nunca tengo eco ni éxito en las cosas que emprendo; por eso vivo sin un peso en el bolsillo. ¿Será que Él es indiferente a mis súplicas? ¿Qué opina?”.

Respuesta: No creo que Dios sea insensible a sus peticiones; tampoco pienso que lo esté ignorando en su espera; lo que sucede es que las respuestas llegarán en el momento que Él lo considere oportuno.

La bendición significa que, más allá de la plata, Dios le dará las cosas necesarias para vivir con tranquilidad y en su justa medida.

Déjeme hacerle otra precisión: ‘éxito’ y ‘bendición’ no están unidos por ninguna ecuación. Si funcionaran así entonces habría que concluir que, por ejemplo, un equipo de fútbol que pierde el partido no fue bendecido por Él y el que ganó sí. Los que oran, los que tienen fe y los que aman a Dios también se enferman, tienen dificultades y mueren, pero no por eso vamos a afirmar que no son bendecidos por el Señor.

La bendición no es la magia que evita las cosas, sino el amor que nos capacita para ser mejores. Ella debe entenderse como el acompañamiento que hace Dios para que, en medio de las dificultades, su vida crezca. Él lo abriga con todo tipo de bendiciones sobre su vida cada día, tanto físicas como espirituales, y desea que pueda recibirlas.

La bendición de Dios no es ganar la lotería ni evitar batallas; es saber con certeza que, pase lo que pase, Él siempre estará ahí para fortalecerlo.

Su corazón debe anhelar ese apoyo del cielo, no para ganarse la lotería sino para estar bien. Cuando invoque la protección del Creador, entienda que ella llega traducida en fortaleza.

¡La bendición también abrigará a quienes le rodean! Porque cuando se es bendecido, con esa misma paz que siente, usted se encarga de hacer cosas buenas por los demás. ¡Dios lo bendiga!

Escuche: ‘Vitamínicos Espirituales, de Vanguardia.com

REFLEXIONES CORTAS

Espiritualidad: Cada quien cosecha lo que siembra

* La vida es corta y frágil. Vale la pena pasarla bien haciendo lo que realmente considera importante, valioso y trascendente para usted. Por eso, a veces es bueno parar y analizar hacia dónde va y, sobre todo, comprobar si lo que quiere concuerda con el camino que ha elegido.

* Son gotas vitamínicas los abrazos, que reconfortan; las sonrisas, que alegran corazones; las oraciones, que fortalecen el espíritu; el perdón, que restaura la vida; las lágrimas, que le permiten desahogarse; y sobre todo la fe, que tiene el poder de llenarlo de bendiciones.

* Es usted el que decide todo en su vida. Así las cosas, no permita que nada le abrume, más allá de lo complicado que esté el entorno. Procure ir por la ruta de los buenos momentos y si aparecen cosas ‘malas’, aprenda las lecciones debidas. Lo importante es que vaya hacia el frente.

* Más allá de que esté rodeado de gente que quiera opacarlo, siempre brille. No siempre las cosas le saldrán como las espera y no todos los que ama le amarán; sin embargo, siempre dé lo mejor de usted, ame con intensidad y, sobre todo, sea honesto con cada cosa que haga.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también