martes, 24 noviembre 2020
martes 20 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Las hojas están secas, ¿Y ahora qué viene?

Escuchar este artículo

Dicen que caminar sobre hojas secas sin hacer ruido es como intentar recordar el pasado sin que nos asalte la nostalgia.

También cuando las hojas de los árboles se secan se vuelven quebradizas y, en muchas ocasiones, es preciso dejarlas ir o soltarlas.

Hago tal reflexión, entre otras cosas, porque hay que empezar a dejar atrás las secuelas de esta pandemia y apostarle a transitar por un camino nuevo, mirando hacia el frente con lentes más esperanzadores.

Como las hojas de nuestra vida están tan maltratadas, debemos actuar con rapidez para evitar daños adicionales y tomar correctivos cuanto antes. ¡Y una de esas medidas es el cambio!

Ninguno puede decir que es la misma persona que era antes de toda esta pandemia.

La crisis nos ha tocado en muchos aspectos: en nuestra vida laboral, en las cosas del hogar y, en general, en la misma cotidianidad.

También todo esto ha golpeado nuestra autoestima, nos ha ‘noqueado’ el estado de ánimo y la confianza en nosotros mismos ha ido decayendo.

En la actualidad muchos estamos pasando por comprometedores momentos de confusión o de desorientación por todo lo que ha ocurrido durante este neurálgico 2020.

Sin embargo, tenemos que aclarar la situación que vivimos para salir lo mejor librados de este entorno en el que estamos sumergidos, tras la sorpresiva llegada de la pandemia.

Aunque todo parece estar trastocado, no tenemos porqué ser fatalistas. Vale el esfuerzo de mirar bien a nuestro alrededor, hacer balances, recuperar nuestra fe y ver el futuro de una manera propositiva.

Si actuamos con total sinceridad y corazón generoso, podremos aclarar las cosas y daremos un paso decisivo.

También debemos ser conscientes de que hoy nos sentimos más vulnerables que antes, pero al mismo tiempo ello nos permitirá estar alertas para no recaer.

Obvio que resulta difícil ya pensar en que vamos a ser lo que éramos antes de todo esto. Reitero que no se puede creer que este tiempo de pandemia haya sido solo un ‘momento sabático’ y que, en cuanto podamos, la vida volverá a ser la misma antes de la llegada de la COVID-19. Pensar así es algo alejado de la sensatez.

En consecuencia, esta pandemia también nos podría proporcionar un impulso para un cambio. Y si no le tenemos tanto rechazo a lo nuevo, podríamos ver la vida de una manera distinta.

La palabra ‘crisis’ siempre se traduce en un cambio profundo, pero él no tiene por qué ser algo negativo.

Aunque lo que vendrá sin duda alguna nos proporcionará situaciones posiblemente incómodas, vale la pena entender que todo será para bien.

Si actuamos con absoluta lógica y claridad, lograremos sacar provecho de toda esta situación.

También es tiempo de dejar de preocuparnos tanto por lo que pasó y tomar rutas alternas que nos permitan dejar atrás esta pesadilla y levantar nuestro estado de ánimo.

En lugar de aferrarnos a la idea de continuar siendo lo que éramos antes, es mejor restaurar el camino dañado para seguir adelante; esta vez sin las hojas secas.

Todo esto lo podremos lograr si cultivamos nuestro interior, si recuperamos el entusiasmo y sobre todo si le pedimos a Dios sabiduría y su Bendición para seguir con paso firme hacia el frente.

CORTAS REFLEXIONES

* Lo que está destinado a suceder encuentra una forma única y maravillosa para manifestarse.

* No haga, no acepte, ni participe en lo que le robe su paz, su felicidad o su dignidad.

* Trabaje, pero no pierda su vida en una oficina. El tiempo con su familia vale más que todo el dinero del mundo que le vayan a pagar en una empresa.

* Ofrezca lo mejor de usted y no se rinda hasta tanto las cosas le salgan bien.

* Dar es algo que no tiene nada que ver con el sacrificio o con el sentido del deber, sino con el puro placer de dar. Es un acto alegre que solo puede proceder de un gesto de solidaridad.

* Todo lo que elija pensar y creer es lo que finalmente se concreta en su vida.

* No salga de su casa sin pedir a Dios que lo proteja.

* Recuerde esta frase motivadora y muy apropiada para estos tiempos: “De las dificultades nacen milagros”.

¡CUÉNTEME SU CASO!

Las inquietudes asaltan nuestro estado de ánimo. No obstante, con cada cuestionamiento tenemos una posibilidad más para afrontar un nuevo horizonte, ya sea razonando o aplicando sanas estrategias para el alma. ¿Cuáles son esos temores que lo asfixian en la actualidad? Hábleme de ellos para reflexionar al respecto en esta columna. Envíeme su testimonio al siguiente correo: eardila@vanguardia.com En esta columna, yo mismo le responderé. Veamos el caso de hoy:

Testimonio: “Este año, en medio de la pandemia, me siento nervioso, triste, inseguro y con muchas preguntas sobre mi futuro. El panorama no es favorable y estoy perdiendo la confianza en todo. Mi mente está completamente confundida. No sé qué hacer con los proyectos que tenía diseñados, sobre todo sabiendo que este tema del virus tiene mi mundo enredado, aunque le cuento que por fortuna estoy bien de salud. ¿Cuál es la fórmula para salir de este caos? Espero que pueda brindarme un consejo. Muchas gracias por atender mi caso”.

Respuesta: Entiendo por lo que pasa y le envío mi ‘buena vibra’. El coronavirus ha generado un verdadero ‘shock’ en todos, con diferentes grados y en diferentes circunstancias personales.

Es obvia la incertidumbre que le ha traído la pandemia. No obstante, debe saber manejar el miedo, tenerse más confianza, despejar la tristeza y recordar que esto no va a durar para siempre.

Es normal sentirse estresado o preocupado. Le cuento que no existe una fórmula exacta para sobrellevar esta situación, pues cada persona debe lidiar con las circunstancias que le ha generado esta crisis.

Acepte lo que siente, no lo niegue; pero trate de expresar tal emoción desde la serenidad. Claro que le puedo sugerir que busque actividades que lo hagan sentir bien, pero sin forzar nada y entendiendo que debe poner los pies sobre la tierra.

Es el momento de ver las cosas de manera amable, porque de lo contrario no podrá salir de esa confusión en la que está.

Aunque el panorama de hoy no le resulte tan favorable ni se encuentre despejado como quisiera, no por ello debe dejar de luchar por sus proyectos. ¡Persevere hasta lograr los objetivos que tiene en mente!

Tendrá la oportunidad de dejar atrás aquellas situaciones que le han mantenido ‘en jaque’ su mente.

Aunque por ahora su situación general está llena de incertidumbre, una vez empiecen a andar sus proyectos y a trabajar intensamente, el ambiente será de total seguridad.

Más temprano que tarde encontrará buenas perspectivas. Vale la pena, eso sí, que esté muy atento para actuar con prudencia, porque cualquier desliz o comportamiento erróneo podría hacer fracasar sus iniciativas.

La prudencia y el autocontrol le resultarán beneficiosos, pues tales estrategias le harán crecer en todos los aspectos. ¡Tranquilo, todo irá bien!

Lo peor ya pasó. Poco a poco, usted, yo y todos nos iremos restaurando. Jamás pierda la fe. ¡Dios lo bendiga!

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.