lunes, 30 marzo 2020
miércoles 12 de febrero de 2020 - 12:00 AM

¿Demasiada honestidad es igual a soledad?

La palabra “sincericidio” está muy arraigada en nuestra cultura: ser demasiado sincero tiene sus consecuencias. Y hay quienes están dispuestos a asumirlas.
Escuchar este artículo

Muchas veces se ha hablado de cuánta soledad experimentan las personas sinceras: esas que miran a los ojos y dicen lo que piensan sin ambages.

Y ahora, un estudio de la Universidad de Washington, publicado por la revista Journal of Personality and Social Psychology lo comprobó.

Los investigadores evaluaron a cien personas sobre qué tipo de bromas y expresiones consideraban más honestas.

¿Y la conclusión? Aquellos que son más sinceros son menos apreciados y peor calificados.

Por supuesto, decir la verdad de lo que uno piensa (lo cual no significa que sea la verdad absoluta) puede molestar a muchos: muy pocas personas reciben bien que los confronten.

Y los expertos, por su parte, coinciden en que ser honesto es importante, pero también compasivo: hay verdades que solo le importan a uno y, por otro lado, son los derechos humanos los que importan.

¿Se siente un poco confundido? Expertos explican algunas situaciones que enfrentan las personas que son muy sinceras.

ttt
XXXX
7 verdades incómodas que deben reconocer quienes son “demasiados honestos”
CUÁNDO es mejor no ser “tan honesto”:
El coach Fernando Rendón explica cuáles son las situaciones en las cuales es mejor responder con una sonrisa o con una “mentirilla piadosa”:
1.
Cuando su amiga o amigo le pregunta si cree que está demasiado gorda o gordo. Cuando la gente le hace esta pregunta es porque está inseguro o insegura con su cuerpo. Si cree que su amiga o amigo no está saludable, dígaselo. Pero si nota que se trata de un problema de inseguridad, sonría y dígale que está bien como está.
2.
Cuando su amiga o amigo tiene un nuevo peinado que realmente no le queda bien. Es más diplomático decirle que está bien, especialmente porque no puede volver a pegarse el cabello si se trata de un mal corte. Haga sugerencias suaves para sacar lo mejor de esa mala situación.
3.
Si sabe que al dar el número de teléfono de un amigo es probable que le cause un problema (por ejemplo, intimidación, acoso, etc.). es mejor decir que no lo tiene o que han acordado nunca darlo sin su consentimiento previo.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.