lunes, 18 octubre 2021
sábado 25 de septiembre de 2021 - 12:00 AM

Una nueva dosis de arte sin complejos, de Madonna, llega en forma de documental

La icónica Madonna eligió la bulliciosa y caótica Times Square de Nueva York para presentar su última dosis de arte, un esperado documental que gira en torno a los alabados conciertos que ofreció en Lisboa a principios de 2020 durante el tour de su último disco, ‘Madame X’, y en el que también se cuelan imágenes de vivencias íntimas.
Escuchar este artículo

La “reina del pop”, dedicada al mundo de la música durante más de cuatro décadas, pisó la alfombra roja del lujoso hotel Edition de Nueva York, ciudad en la que nació su vertiginosa carrera, acompañada por su hijo, David Banda, y vestida, cómo no, con unos tacones de vértigo y unas medias negras de rejilla.

Un corsé negro de profundo escote, unas gafas de sol blancas y una brillante corona completaban un original look con el que Madonna volvió a dejar claro que su joven espíritu permanece intacto.

Su llegada al lugar del encuentro fue celebrada con gritos y aplausos de los cientos de seguidores que esperaban a las puertas del hotel, bajo una intensa lluvia, para poder ver a su ídolo durante apenas diez segundos.

Unos fans incondicionales que podrán ver a partir del 8 de octubre y en la plataforma digital Paramount + el documental que capta los conciertos intensamente creativos de ‘Madame X’ que la cantante ofreció, específicamente los del Coliseo de la capital portuguesa, un espacio de eventos alejado de los grandes estadios y que tiene una capacidad máxima de 4.000 personas.

Su objetivo con este tour, al más puro estilo Madonna, era el de remover conciencias, tratar de evitar que las personas se refugien en su zona de confort e incluso incomodar. “Mi mantra para el show es la frase del gran James Baldwin, que es que los artistas están aquí para perturbar la paz”, explicó Madonna a Efe sobre la alfombra roja.

“Creo en eso en cuerpo y alma y lo he creído toda mi carrera, así que para mí ese es el mensaje más importante del documental”, agregó.

Solo unos pocos privilegiados han podido ver hasta ahora el espectáculo de ‘Madame X’, en el que Madonna fusionó pasado y presente, con bombazos de los años 80 como ‘La Isla Bonita’ o ‘Papa Don’t Preach’, ejemplos de su incursión en la música electrónica como ‘Frozen’, o piezas de su último álbum, como ‘God Control’ o ‘Batuka’.

Y es que todos los recintos escogidos por el equipo de Madonna para esa gira contaban con un aforo muy reducido, a lo que se unió el hecho de que en varios de los shows se prohibió expresamente el uso de los teléfonos móviles, con la intención de crear una mayor conexión entre la artista y el público.

Para deleite de los seguidores de la responsable de ‘Like a Prayer’, el documental muestra a la veterana de 63 años en algunos de sus momentos más personales, como cuando tuvo que enfrentarse a lesiones de cadera y de rodilla que forzaron la cancelación de varios de sus conciertos en EE.UU., el Reino Unido y Portugal.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también