Miércoles 10 de Octubre de 2018 - 01:35 AM

El Carrasco es la 'papa caliente' de los alcaldes de Bucaramanga

Vanguardia Liberal hizo un repaso sobre las acciones que han emprendido, a través del tiempo, los alcaldes de Bucaramanga con El Carrasco. La historia, desde 1977 hasta la fecha, resulta letal para casi todos los mandatarios, pues ninguno ha logrado cristalizar una acción oficial concreta que desactive esta peligrosa ‘bomba de tiempo’.

Comparta este artículo ›

Envía un mensaje

El Carrasco, desde sus inicios en 1977, ha sido la ‘papa caliente’ de los alcaldes de turno. Nadie ha logrado encontrarle una salida a este vertedero.

Toda acción oficial ha sido infructuosa: desde las que emprendió Ambrosio Peña Castillo, quien en 1977 comenzó a escribir la historia de este basurero; hasta el actual jefe del Gobierno Local, Rodolfo Hernández Suárez, quien ha fallado en todos sus intentos.

Lea además: 30 mil toneladas de basura se derrumbaron en El Carrasco

En este ‘viacrucis’ ha pasado de todo: acciones populares de la comunidad, fallas en los terrenos seleccionados para El Carrasco, siete declaratorias de emergencias sanitarias, pronunciamientos de los organismos de control, la multiplicación de los malos olores, suspensiones de los gerentes de las empresas de aseo y hasta las contrataciones fallidas y dudosas, sin contar con la contaminación de las fuentes hídricas.

Durante los 41 años de El Carrasco, algunos Jefes del Gobierno Local le metieron el hombro al tema, otros ni siquiera se interesaron por él y unos más no tuvieron de otra que ponerse al frente de este relleno por las demandas interpuestas por la comunidad para ponerles freno a los malos olores que apestan a la ciudad.

En 2003, cuando el propio Ministerio del Medio Ambiente dictó los plazos para clausurar todos los sitios que han operado como botaderos a cielo abierto del país, nadie ha tomado acciones reales para abordar el tema de El Carrasco.

En 2007 las autoridades  ambientales advirtieron que cerrarían el vertedero si la Empresa de Aseo no lograba la aprobación de una licencia ambiental que certificara el buen manejo de las basuras.

Le puede interesar: Comunidad de Santurbán pide que no se vulnere derecho de participación

En ese entonces, el alcalde Honorio Galvis les advirtió a los mandatarios de los municipios que vertían sus basuras en El Carrasco que había llegado la ‘hora cero’ para el cierre de este mal llamado relleno.

Sin embargo, durante ese año el basurero no se clausuró pues la solución de la Emab consistió en habilitar lo que la entidad denominó como una “celda transitoria”; es decir, un espacio adicional para aumentar la capacidad de El Carrasco. La iniciativa fue calificada en ese entonces como otro ‘pañito de agua tibia’.

Hace dos años, el entonces Procurador Ambiental Jorge Camargo calificó a El Carrasco como “una bomba de tiempo”, porque se han incumplido los planes de contingencia.

En estos días, cuando la celda número 4 de esta basurero se vino al piso, cabe preguntarse qué tanta responsabilidad tienen los gobiernos por lo que sucedió  y por lo que pueda ocurrir en el futuro en relación con El Carrasco.

Por ahora sigue la incertidumbre de no contar con un nuevo lugar para la disposición de basuras. Y la verdad eso es algo que tiene ‘en jaque’ al presente gobierno y, con seguridad, será la penosa herencia que recibirá el próximo alcalde.

Publicidad
Publicada por: Euclides Kilô Ardila
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.