sábado, 19 septiembre 2020
miércoles 16 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Cadáver estuvo más de 36 horas en una casa en Floridablanca

Porque les faltaban $800 mil para pagar la cremación del cuerpo de una anciana de 91 años que falleció, con sospecha de Covid-19, la familia tuvo que esperar día y medio a que la funeraria acudiera a levantar el cadáver.
Escuchar este artículo

Al dolor de perder a la más longeva de su hogar, para una familia en el barrio Caldas de Floridablanca se sumó la pesadilla de tener el cuerpo durante más de 36 horas sobre una cama, envuelto en plástico, porque no podían gestionar nada con la funeraria.

A los 91 años, doña Julia González de Sarmiento murió mientras descansaba en su cama, a las 3:00 de la mañana del lunes en la carrera 37 con calle 110A.

Aunque había sufrido algunos achaques, su familia asegura que no estaba enferma de gravedad.

“La semana antepasada tuvo una convulsión y se golpeó, fue llevada a urgencias pero pedían dejarla tres días mientras la trasladaban para un electro, pero preferimos traerla. Luego tuvo un poco de tos y nada más”, relató su nuera Miriam Gerena.

El resto de días estuvo tranquila, consciente, con ánimos y la tranquilidad de siempre. Pero el domingo en la noche se acostó y no volvió a despertar.

“Creo que murió de un infarto o algo, fue natural ya por la edad”, agregó Miriam.

Los problemas

Las dificultades comenzaron cuando reportaron el deceso a las autoridades de salud. Un médico que acudió a expedir el acta de defunción puso como causa probable, COVID-19. Por lo tanto la Secretaría de Salud debía coordinar con la EPS para que acudieran a realizar la prueba al cadáver y embalarlo con las normas de bioseguridad.

“Como a las 10:00 de la mañana llegaron y le hicieron la prueba, dijeron que la funeraria debía llevársela y cremarla. El resultado todavía se demoraba entonces sería como una sospecha de coronavirus y ese era el procedimiento”, explicó la familiar.

Sin embargo, la funeraria se negó a brindar el servicio pues el plan que tenían no cubría cremación y debían consignar $800 mil más, que no tenían.

“Llevaba más de 12 años pagando; a ella la afilié hace 4, pero como era la cuota más barata no cubría eso”.

El cuerpo permaneció en el sitio todo el lunes, la noche y parte del martes mientras los seres queridos buscaban ayuda de las autoridades.

“Vino la personera, nos dijo que no podían ayudarnos porque los subsidios que daban era para personas más vulnerables, como habitantes de calle y así. Finalmente nos tocó como fuera buscar la plata y pagar”.

Sobre las cuatro de la tarde, más de 36 horas después del fallecimiento, la Funeraria acudió para levantar el cuerpo de doña Julia, y fue cremado mientras la familia permanece a la espera de las pruebas de diagnóstico de coronavirus.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.