domingo, 29 marzo 2020
jueves 27 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Madre e hija fallecieron tras derrumbe en la vereda San Francisco Alto, Piedecuesta

Blanca Belén Ropero Osorio, de 49 años, y su hija de 5 años murieron sepultadas por un alud cuando descansaban en la vereda San Francisco Alto de Piedecuesta.
Escuchar este artículo

La montaña se despedazó y cayó a lo largo de varios kilómetros en las veredas San Francisco Alto y San Francisco Bajo.

Eran las 3:30 de la madrugada de ayer, un torrencial aguacero ‘pegaba con fuerza’ sobre las humildes viviendas de techo de zinc y Eternit. Nada fuera de lo común en estos sectores ubicados en los cerros piedecuestanos.

Pero este miércoles de ceniza fue diferente. Un rugido que provenía de las peñas, advertía a los moradores de la tragedia que se avecinaba. La fuerza de la naturaleza desprendió de la montaña grandes cantidades de piedra y tierra, que empezaron a sepultar todo a su pasado.

Justo a esa hora, Blanca Belén Ropero Osorio, de 49 años, dormía junto a su hija de 5 años en una vivienda localizada en el sector Lagunetas de San Francisco Alto.

Madre e hija, por azares del destino, habían llegado hace menos de un año a vivir en estas tierras para cuidar a un adulto mayor, familiar lejano, quien descansaba en otra de las habitaciones.

Pero el desafortunado fin para Blanca Belén y su pequeña estaba por venir... Desde la parte alta de la montaña, a gran velocidad, bajaba un puñado de tierra que caería justo encima de la habitación de ellas. No les dio tiempo de reaccionar, las dejó a ambas sepultadas.

“(...) El talud no era muy alto, pero se vino el golpazo de piedra, tumbó el paredón de la casa y las sepultó. Quedaron atrapadas, esa pieza quedó perdida total”, relató José Ignacio, familiar de las víctimas, quien además señaló que por fortuna el abuelo logró salir a tiempo.

Pese a que cada uno de los vecinos de la vereda vivía su propio drama por las pérdidas materiales que sufrieron, se unieron como comunidad y empezaron a remover tierra, aún bajo el agua, para rescatar a madre e hija. Para cuando hallaron los cuerpos, cerca de las 7:00 a.m, no había nada que hacer, estaban sin vida.

“De mi casa a la de ella había como medio kilómetro, pero en ese corto trayecto habían 14 derrumbes. Yo llegué y sacamos los dos cadáveres pa’ una capillita. Ahí esperamos la llegada de bomberos y Fiscalía”, relató Carlos Ardila.

A punta de guando y luego de más de dos horas de camino por una pendiente, los organismos de socorro bajaron con ayuda de la comunidad el cuerpo de Ropero Osorio, mientras que el bombero más fornido se ‘echó’ al hombro el cadáver de la pequeña.

Listado de
desaparecidos
El comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, general Luis García, reveló a Vanguardia que la tragedia invernal dejaba hasta anoche nueve personas heridas, tres muertos y seis desaparecidos.
Estos últimos fueron identificados como Abelardo Reyes, Alejandro Reyes, Isorina Lizarazo, Fabián Jaimes, Meile Jaimes e Ingrid Hernández. Tres de estas personas desaparecieron en la vereda Boquerón y los restantes en la vereda El Guamo.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.