martes, 06 diciembre 2022
miércoles 10 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Murió hombre atacado a bala en San Martín

Los residentes de los barrios San Pedro Claver y San Martín de Bucaramanga aseguran que el enfrentamiento entre los grupos criminales es constante y que podría cobrar víctimas inocentes. Piden más control por parte de las autoridades.

La ‘guerra entre pandillas’ en el barrio San Martín de Bucaramanga pareciera no tener fin; sigue cobrando víctimas. La más reciente fue Wilson Ferney Correa Bueno, de 24 años, quien falleció luego ser atacado a tiros, en la carrera 26 con calle 73.

Durante dos días luchó por su vida en un centro hospitalario de Floridablanca, pero sus fuerzas no le alcanzaron para levantarse de nuevo.

Tres impactos de bala le ocasionaron una gran pérdida de sangre, que ni los litros conseguidos en la jornada de donación fueron suficientes para salvarlo.

¿Cómo fue el ataque?

Wilson Ferney Correa Bueno se encontraba compartiendo tragos con sus amigos en el barrio San Martín, muy cerca de la cancha de tierra.

Testigos aseguran que no residía en el sector, sino en Floridablanca y que estaría involucrado con los grupos delincuenciales que actúan en ese sector de Bucaramanga.

A las 9:00 de la noche, en medio de la música y la alegría, Wilson y sus acompañantes fueron sorprendidos por dos sujetos que se les acercaron y abrieron fuego en su contra. Solo iban por él.

Cayó agonizando. Quienes se encontraban en la zona se refugiaron en sus viviendas y los más arriesgados lo auxiliaron.

Fue trasladado de urgencia a un centro asistencial donde lo sometieron a una intervención quirúrgica, pero murió dos días después.

Con su partida solo quedan dudas: ¿Quiénes fueron, por qué; qué deuda podrías ser tan grande como para que determinaran asesinarlo de esa forma?, ¿con quiénes habría tenido diferencias tan abismales como para ordenar su asesinato..?

La ‘guerra entre pandillas’ en el barrio San Martín de Bucaramanga pareciera no tener fin; sigue cobrando víctimas. La más reciente fue Wilson Ferney Correa Bueno, de 24 años, quien falleció luego ser atacado a tiros, en la carrera 26 con calle 73.

Durante dos días luchó por su vida en un centro hospitalario de Floridablanca, pero sus fuerzas no le alcanzaron para levantarse de nuevo.

Tres impactos de bala le ocasionaron una gran pérdida de sangre, que ni los litros conseguidos en la jornada de donación fueron suficientes para salvarlo.

Lea también: Motociclista murió después de choque en el barrio Diamante II

¿Cómo fue el ataque?

Wilson Ferney Correa Bueno se encontraba compartiendo tragos con sus amigos en el barrio San Martín, muy cerca de la cancha de tierra.

Testigos aseguran que no residía en el sector, sino en Floridablanca y que estaría involucrado con los grupos delincuenciales que actúan en ese sector de Bucaramanga.

A las 9:00 de la noche, en medio de la música y la alegría, Wilson y sus acompañantes fueron sorprendidos por dos sujetos que se les acercaron y abrieron fuego en su contra. Solo iban por él.

Cayó agonizando. Quienes se encontraban en la zona se refugiaron en sus viviendas y los más arriesgados lo auxiliaron.

Fue trasladado de urgencia a un centro asistencial donde lo sometieron a una intervención quirúrgica, pero murió dos días después.

Con su partida solo quedan dudas: ¿Quiénes fueron, por qué; qué deuda podrías ser tan grande como para que determinaran asesinarlo de esa forma?, ¿con quiénes habría tenido diferencias tan abismales como para ordenar su asesinato..?

Hay temor
Los habitantes temen que con la muerte de Wilson se desate ‘una guerra campal’, donde los únicos perjudicados son los residentes de ese barrio, quienes desde hace mucho tiempo han denunciado la inseguridad que afrontan a diario. El pasado 8 de noviembre, una niña de 12 años, resultó herida en un enfrentamiento de bandas criminales, que se disputan el poder de los territorios para la comercialización de estupefacientes.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también