sábado, 31 julio 2021
domingo 13 de junio de 2021 - 12:00 AM

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Entre marzo y junio de este año, los sicariatos en Bucaramanga y el área han sido repetitivos. En más de 10 casos han fallecido 11 personas.
Escuchar este artículo

Entre marzo y junio de este año, los sicariatos en Bucaramanga y el área han sido repetitivos. En más de 10 casos han fallecido 11 personas.

10 de junio.

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

El más reciente ocurrió el pasado jueves. De varios tiros un sicario ultimó al abogado Benjamín Herrera Barbosa, de 68 años quien acudió puntual a una cita acordada desde hacía varios días con un presunto “cliente” en La Puerta Grande de Girón.

Era la 1:30 de la tarde cuando estacionó su camioneta de estacas, su esposa lo acompañaba; acababan de salir de almorzar de un restaurante. Esperaron unos minutos y nadie aparecía, hicieron unas llamadas al supuesto contacto, pero se iban a buzón.

Herrera no lo sabía, pero sí lo estaban esperando. El sicario estaba sentado al otro lado de la calle, sigiloso, asechando y aguardando el momento para actuar.

Cuando el abogado se disponía a arrancar en el vehículo, el sujeto caminó directo hacia ellos, desenfundó su arma, se paró justo al frente de la ventana y disparó cinco veces.

Según la Policía, a Benjamín Herrera le figuraban tres procesos por los delitos de fraude procesal y falsedad ideológica en documentación privada, relacionado con la presunta venta de lotes, por lo que se investiga si algo tendría que ver eso en el crimen.

8 de junio. Sicariato en Albania, sector Morrorrico

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

El 8 de junio el accionar de los sicarios ocurrió en Morrorrico. Cuando Oliver Ariza Molina abrió su puesto de venta de verduras y frutas en la entrada de su casa en la carrera 49 con calle 28, en el barrio Albania, los sicarios ya vigilaban. Uno de ellos le compró una ensalada de frutas y en un descuido de la víctima le propinó varios disparos.

La víctima, de 36 años, fue impactado por las balas en el cuello. Tras el hecho, fue auxiliado por vecinos del sector y trasladado en un taxi hacia un centro asistencial. Sin embargo, pese a los esfuerzos médicos, falleció.

6 de junio, cancha Cristo Rey, barrio Comuneros

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Jonathan Oswaldo Martínez González, de 33 años, conocido como ‘Catan’, había salido hace un año de la cárcel después de pagar una condena de 15 años por homicidio. El domingo 6 de junio en la noche fue atacado a tiros en el Parque Cristo Rey.

Según relató la pareja de ‘Catan’, estaban sentados en una banca del parque cuando se les aproximó un sujeto que vestía una chaqueta blanca y accionó su arma. De inmediato, huyó con otro sujeto en una motocicleta BWS color blanco que tenía la placa tapada.

Poco o nada se atreven a contar los habitantes de este barrio de la comuna 3. En una semana se registraron dos ataques de sicarios.

2 de junio. Hombre asesinado en Comuneros ya había sido víctima de las balas

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

William García Castro resultó herido de gravedad en un primer atentado a bala, registrado en agosto de 2018, en el norte de Bucaramanga.

Pero el pasado 2 de junio, un sicario acabó con su vida en el barrio Comuneros.

No solo le siguieron los pasos ese día, al parecer, desde hacía mucho tiempo conocían cada uno de sus movimientos.

Era blanco de agresiones desde 2018, cuando logró salir vivo de un atentado a bala cuando se movilizaba en un carro por la vía principal del norte de Bucaramanga, a la altura del barrio Villa Mercedes, a pocos metros del puente peatonal de Colseguros.

Ocurrió el 11 de agosto, a plena luz del día. El automóvil Chevrolet Spark de color blanco en el que viajaba con su pareja, fue abordado por dos sujetos en motocicleta quienes se ubicaron justo al lado de la ventana del conductor. Uno de ellos sacó un arma y disparó en cinco oportunidades. Los tiros no se escucharon, porque habrían usado silenciador.

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Pero las balas atravesaron el carro y tres de ellas se alojaron en el pecho del conductor, de 38 años. Su esposa salió ilesa.

García Castro fue trasladado de inmediato hacia la Clínica La Merced, donde ante la gravedad de su estado fue remitido al Hospital Universitario de Santander, HUS. William iba en estado crítico, fue sometido a un largo proceso de recuperación y sobrevivió.

Desde ese momento habría abandonado la ciudad y esta semana habría regresado para celebrarle el cumpleaños a un ser querido. Se presume que los sicarios ya estaban alertados sobre su llegada.

El pasado 2 de junio lo interceptaron cuando iba a bordo de su motocicleta y lo impactaron otra vez. No tuvo escapatoria y falleció frente a decenas de personas, bajo un pertinaz aguacero.

Un posible ajuste de cuentas entre grupos dedicados al narcotráfico sería una de las posibles hipótesis que manejan las autoridades sobre este homicidio.

31 de mayo. Ataque contra ocupantes de un taxi en la autopista

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Nahiyibeth Anais Silva González, de nacionalidad venezolana y Yasseny Karina Urdaneta Fernández, colombiana, habrían sido ‘sentenciadas’ -al parecer- por diferencias con compañeras.

La mañana de 31 de mayo, las dos se subieron en un taxi manejado por Julián Alexander Serrano.

Sin embargo, los asesinos las siguieron desde que abordaron en la carrera 33, cerca de la Plaza Guarín de Bucaramanga.

Cuando llegaban al retorno de La Españolita, dos sujetos a bordo de una motocicleta se aproximaron por el flanco derecho del vehículo. El parrillero desenfundó su arma y los atacó a todos, sin contemplación.

El conductor, quizá al sentir el fogonazo que también lo tocaba, orilló. Yasseny Karina Urdaneta Fernández, murió casi de inmediato.

Anais y Julián Alexander quedaron mal heridos y fueron trasladados al HIC de Piedecuesta, donde ingresaron de inmediato a cirugía. Horas más tarde, las autoridades confirmaron que Serrano, de 35 años, no resistió la intervención quirúrgica y falleció.

25 de mayo

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Tres balazos acabaron con la vida de César Augusto Beltrán Rodríguez, hacia las 7:40 de la mañana en Piedecuesta.

Ocurrió en el sector de la bomba de Transpiedecuesta donde un sicario disparó contra César, conocido como ‘Guayaba’, a quien le disparó en repetidas ocasiones.

La víctima, hacía tres años había salido de la cárcel. Desde entonces trabajaba como mototaxista. Vivía en el ‘municipio garrotero’.

César, al parecer, tendría algunas cuentas pendientes, que cobraron con su vida. Se presume que alias ‘Duvalier’, con quien habría tenido una fuerte riña el año pasado, sería el responsable del crimen. En octubre, ‘Guayaba’ había sido apuñalado por su rival.

Sin embargo, otra de las hipótesis apunta a que se trataría de una venganza de algunos ‘pagadiarios’ , pues hace dos días lo vieron discutiendo con ellos, porque quiso defender a una vendedora a quien amedrantaban. Pero nada justifica arrebatarle la vida a nadie.

12 de abril. Sicariato ocurrido en Alfonso López de Bucaramanga

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Orlando Mosquera, de 37 años, fue ultimado por dos sicarios en la carrera 9 con calle 44 del barrio Alfonso López de Bucaramanga.

Ocurrió a las 7:20 de la noche, del pasado 12 de abril cuando, al parecer, se encontraba en un taller de motos.

Orlando, quien sería conocido como ‘El Gordo’, fue trasladado agonizando al Hospital Universitario de Santander, HUS, pero ya era demasiado tarde, no tenía signos vitales.

Los tiros lo impactaron en la cabeza, el tórax y las extremidades.

26 de marzo. Sicariato en Alarcón

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

José David Castillo Suárez, de 29 años, fue atacado a tiros por desconocidos en la carrera 19 con calle 21 del barrio Alarcón de Bucaramanga. Ocurrió hacia las 3:30 de la tarde cuando Castillo Suárez se estacionó en un Renault Logan de placas CDL-716 de Bogotá, en la llamada calle de los lujos.

El asesino, de acuerdo con testigos del sector, habría llegado a pie, aunque muchos vieron a un segundo sujeto en una moto de color rojo marca Pulsar, esperando en una de las esquinas.

El criminal esperó a que tanto Castillo como el empleado que salió a ofrecerle sus servicios se distrajeran en la diligencia que llevó a José David al concurrido sector.

El mecánico a quien le acababa de pedir que le reparara las luces delanteras, abrió el capó para concentrarse en lo suyo cuando el homicida atacó. El atacante emprendió carrera hacia el lugar donde el cómplice lo esperaba.

José recibió tres impactos de bala: uno en el hombro derecho, otro en el izquierdo y uno más en la región temporal. Murió dos días después.

24 de marzo. Habitantes de calle fueron atacados por sicarios

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Cuatro personas en condición de calle fueron baleadas en la noche de este lunes en el Centro de Bucaramanga. Una persona murió y otras tres resultaron heridas.

Fueron auxiliados y trasladados al Hospital Universitario de Santander. Édgar Fabián Acevedo Ferreira, de 34 años, terminó con una herida de bala en el lado derecho del tórax y falleció mientras recibía atención médica.

Los heridos fueron: un hombre aún sin identificar, quien tiene tres heridas de bala en el tórax, por lo que fue ingresado a cirugía y se desconoce su estado de salud. Luisa Paola Correa Jaimes, 24 años, presenta herida en el pie derecho, y Betsi Viviana Ortiz Araque, de 23 años, herida en el muslo derecho; las dos mujeres están estables.

En ese mismo, el 3 de junio, los sicarios atacaron de nuevo. La víctima fue Jhoan Arley Tarazona Tarazona, de 23 años, quien por fortuna se recupera en el HUS de los dos impactos de bala que recibió en el pecho y la cadera.

18 de marzo.

Preocupante ola de sicariatos en Bucaramanga y el área metropolitana

Maykol Eduardo Sequeda ubicó su carro rojo sobre la calle 29 con carrera 31, en la esquina de Acualago, barrio Lagos I en Floridablanca.

Justo en frente de donde se estacionó queda un restaurante, así que aprovechaba ese sitio para vender sus aguacates y frutas como guanábana y ciruela a la hora del almuerzo.

Ya se preparaba para la venta cuando dos hombres en moto, quienes quizá ya le sabían la rutina, se acercaron.

El conductor se ubicó detrás de un carro mientras que el parrillero se bajó, se acercó a Maykol y le disparó a quemarropa en varias oportunidades.

Con el daño hecho, el gatillero corrió de nuevo hacia la moto y huyo con su cómplice.

A Sequeda lo subieron a un taxi rumbo al hospital de Floridablanca, pero allí llegó sin signos vitales.

La víctima había salido de la cárcel tres meses antes donde pagó una pena por porte ilegal de armas de fuego.

¿Qué hay detrás de estos crímenes?

Las causas son diversas, según el coronel Juan Gómez, comandante operativo de la Policía de Bucaramanga, “en las últimas semanas, en el área metropolitana se han presentado varios casos de afectación a la vida donde se han visto involucrados diferentes componentes entre los cuales se destacan las riñas y el sicariato.

“De los casos, alrededor de cuatro son por intolerancia, riñas y tres más hacen parte de los proceso investigativos desarrollados por nuestra policía judicial y Sijin”.

En algunos de los casos, las víctimas purgaron condenas por delitos como homicidio tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir, por lo que no se descarta un ajuste de cuentas.

En los casos de Comuneros y el Centro, apuntan a una aparente disputa entre bandas delincuenciales por el control territorial y venta de estupefacientes. En cuanto al hecho ocurridos dentro del taxi en La Españolita, una aparente disputa entre trabajadoras sexuales sería la causa.

Ninguno de los ataques recientes ha sido esclarecido.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también