lunes, 23 noviembre 2020
sábado 24 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Amenaza de hackers extranjeros acecha otra vez las elecciones en EE.UU.

El Gobierno estadounidense ya anunció el jueves sanciones contra Irán por sus presuntos intentos de injerencia en los comicios, mientras que el presidente ruso Vladímir Putin ha negado que su país esté interfiriendo en el asunto.
Escuchar este artículo

Cuando sólo falta poco más de una semana para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, la alerta en las agencias de seguridad y empresas tecnológicas ante posibles ataques informáticos por parte de hackers extranjeros es máxima, y se teme una repetición de lo ocurrido en 2016.

En los comicios de hace cuatro años, piratas informáticos rusos lograron intervenir de forma camuflada en el debate político de EE.UU. para influir en los resultados electorales, una actuación que según los demócratas ayudó al presidente Donald Trump a ganar los comicios.

Lea además: ‘Guerra sucia’, una forma de ganar elecciones

Este año, y según alertó la Casa Blanca este mismo miércoles, Irán está tratando de influir en el sentido opuesto, es decir, en contra de Trump, mediante el envío de correos electrónicos a votantes demócratas haciéndose pasar por el grupo ultraderechista Proud Boys y amenazando para que voten por el republicano.

Fue el propio director de la Inteligencia Nacional de EE.UU., John Ratcliffe, quien explicó que tanto Irán como Rusia ya han logrado obtener información de votantes estadounidenses, aunque por el momento sólo se tienen pruebas de que se haya usado esa información para influir en la opinión pública en el caso de Teherán.

$!Amenaza de hackers extranjeros acecha otra vez las elecciones en EE.UU.

Sembrar el caos

Por su parte, tanto el FBI como el Departamento de Seguridad Nacional también han avisado de que hackers con origen en Rusia, China e Irán están buscando fórmulas para sembrar el caos, deslegitimar el proceso democrático y ahondar en las divisiones sociales.

“Estados-nación como China, Rusia e Irán tratarán de usar capacidades cibernéticas para atacar infraestructuras relacionadas con la elección presidencial en EE.UU., agravar las tensiones sociales y raciales, dañar la confianza en las autoridades públicas y criticar a nuestros representantes electos”, indicó el último informe del Departamento de Seguridad Nacional publicado en octubre.

También aquí: Voto por correo en Estados Unidos: ¿viable, legítimo o confiable?

El candidato demócrata, Joe Biden, prometió ayer tomar represalias contra Irán y Rusia por interferir en las elecciones de EE.UU. si gana en noviembre, y comparó la política de su rival hacia Corea del Norte con el apaciguamiento de la Alemania nazi antes de la Segunda Guerra Mundial.

Redes no quieren repetir errores
Si hay dos compañías a las que se responsabilizó de la propagación de desinformación e injerencias extranjeras en 2016, esas fueron las redes sociales Twitter y, sobre todo, Facebook, que en esta ocasión han optado por una actuación mucho más agresiva para evitar que se repitan los errores de hace cuatro años.
Así, ambas empresas llevan informando periódicamente desde hace meses de operaciones de desmantelamiento de redes con origen fuera de EE.UU. (especialmente en Rusia e Irán) que se hacen pasar por estadounidenses para influir en la opinión pública.
Uno de los casos más sonados de las últimas semanas fue la eliminación por parte de Facebook de una pequeña red de 13 cuentas y dos páginas con origen ruso que reclutaban periodista para que escribiesen historias desde un prisma progresista con el fin de influir en la opinión pública.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.