domingo, 17 octubre 2021
miércoles 15 de septiembre de 2021 - 4:42 PM

Derrota electoral en Argentina desata crisis en gobierno izquierdista

El silencio generalizado en el peronismo y el kirchnerismo argentino, tras la derrota electoral del domingo pasado, se ha roto por fin este miércoles. La pérdida de votos fue tan contundente y clara que cinco ministros y dos altos funcionarios que la prensa asocia directamente de la línea de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner han dejado el gobierno de Alberto Fernández.
Escuchar este artículo

Kirchner fue indudablemente una de las grandes derrotadas de las elecciones del domingo, en la que el gobierno y el peronismo perdió en 17 de las 24 jurisdicciones del país. Perdió en los distritos y lugares donde ya era común que perdiera, según la tendencia histórica, pero también perdió en aquellos en los que su victoria estaba supuestamente segura, como la provincia de Buenos Aires, donde la vicepresidenta tenía un bastión electoral.

“Distinto hubiera sido el caso si el peronismo de la provincia de Buenas Aires hubiera ganado, incluso pese a la derrota nacional. Eso hubiera sido su reivindicación, pero la derrota hoy es colectiva. Y colectiva tiene que ser la reacción. Tendrán que darle rienda suelta al debate interno”, dice desde Buenos Aires Julio Burdman, analista político argentino. El espacio para dicha discusión interna parece estar abierto a partir de esta decisión.,

Los afectados son el ministro del Interior, Wado de Pedro y los titulares de la cartera de Justicia, Martín Soria; de Ciencia, Roberto Salvarezza; de Ambiente, Juan Cabandié; y de Cultura, Tristán Bauer, “Escuchando sus palabras del domingo por la noche dónde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición”, escribió De Pedro en la carta que presentó al presidente Fernández.

Puede leer: Migrantes marchan y realizan bloqueos en el sur de México

El mandatario había reconocido horas después de la derrota electoral el mensaje de la ciudadanía. “A partir de mañana vamos a trabajar para que en noviembre nos acompañen porque seguimos convencidos que estamos frente a dos modelos de país, uno que a todos incluye y otro que a muchos deja al costado”, dijo frente a partidarios. La batalla que está dando, y en la que se enmarcan estos movimientos, tiene su última palabra en noviembre.

Durante ese mes se llevarán a cabo las elecciones legislativas en las que se renovarán 127 de las 257 bancas de la Cámara de Diputados y 24 de las 72 del Senado. Las del domingo pasado hacen parte de un “invento” argentino denominado Paso (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias)​, algo similar a lo que en Colombia son las primarias de los partidos. Lo que votaron los argentinos el domingo fueron las listas de candidatos que podrán presentarse a las elecciones de noviembre.

Dada su obligatoriedad, las Paso se han convertido en la encuesta de popularidad más verídica de un gobierno en Argentina. De ahí la gravedad del veredicto tan claro y contundente que tuvo Fernández. Si un resultado similar se llegase a presentar en noviembre, la coalición gobernante Frente de Todos (peronismo de centro-izquierda) se arriesga a perder la mayoría en el Senado (algo que no ocurre hace 30 años) y aleja la posibilidad de lograrla en la Cámara de Diputados. Restan dos meses para que Fernández cambie la tendencia.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también