domingo, 25 octubre 2020
sábado 12 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Presidente de Perú se enfrenta a la destitución en el Congreso

El proceso de destitución de Martín Vizcarra se da a siete meses de las elecciones generales, y en plena pandemia de COVID-19, que ha hecho del país el que más mortalidad relativa registra del mundo a causa de la enfermedad.
Escuchar este artículo

Responsabilidad, responsabilidad, responsabilidad... y ojo con la desestabilización si se destituye al presidente. Ese mantra lo repiten en Perú analistas, periodistas y algunos políticos que ven con terror las opciones que se asoman como trasfondo de la crisis abierta en el Perú.

Lo cierto es que la complejísima situación en la que se encuentra el presidente Martín Vizcarra, a un paso de ser destituido por el Congreso, puede detonar una cadena de consecuencias calamitosas para la estabilidad política de Perú, su democracia y su proceso de reforma política y lucha contra la corrupción.

Además: Congreso de Perú aprobó debatir destitución del presidente Vizcarra

La percepción es que detrás de este escándalo, más allá del hecho de que Vizcarra deberá ser investigado por la justicia, aparecen fuerzas en el Parlamento con intereses espurios que han encontrado un buen pretexto para desestabilizar el país y alcanzar así objetivos personales poco cercanos a las necesidades de la mayoría de los peruanos.

El motivo al que se acoge la oposición para promover la destitución de Vizcarra son unas grabaciones secretas donde se presume que el presidente tenía mayor contacto del que declaró en su momento con el cantante Richard Cisneros, conocido con el nombre artístico de “Richard Swing”, cuyas contrataciones con el Ministerio de Cultura son investigadas en el Parlamento.

Reflexión y mesura

Desde muchos lugares han aparecido los pedidos, o ruegos, para que el Congreso actúe con reflexión y mesura y no busque imponer de forma sumaria una destitución, permitiendo además que el trámite legal siga su curso, más aún en un contexto de brutal crisis sanitaria y económica por la COVID-19.

“Que se procese esta información en el marco que corresponde. Debe ser procesada, analizada y sancionada en su momento correspondiente, pero ahora hay que poner encima de la mesa las prioridades nacionales”, indicó la politóloga Adriana Urrutia.

Lea aquí: Tormenta política en Perú

Urrutia consideró que la situación del presidente, en manos de un Congreso mayoritariamente hostil e impredecible, revela “la precariedad de la democracia y del sistema político” de Perú.

Más directo aún fue el politólogo Fernando Tuesta, para quien incluso el contenido de los audios no merece en ningún caso un debate sobre la vacancia (destitución) presidencial, ya que no hay proporción alguna entre el hecho “y la respuesta a ese hecho”.

$!Presidente de Perú se enfrenta a la destitución en el Congreso
¿Y después?
El argumento, compartido por muchos, es que la salida de Vizcarra dejaría la presidencia en manos del presidente del Congreso, el opositor Manuel Merino, del partido Acción Popular.
La reforma universitaria, la reforma de los partidos políticos para incluir elecciones internas y paridad de género, o la serie de normas aprobadas por el Congreso (hasta 15) que el Ejecutivo de Vizcarra decidió observar o llevar al Tribunal Constitucional serían cuestiones que quedarían en manos de un Gobierno de signo completamente opuesto.
Más allá de esta situación, ya de por sí perjudicial, están las elecciones de abril 2021, que en un contexto de volatilidad política, crisis sanitaria y económica, podrían deparar “cualquier cosa”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.