domingo, 03 julio 2022
viernes 27 de mayo de 2022 - 9:05 AM

¿Se avecina una recesión económica? Las conclusiones del Foro Mundial de Davos

Ayer concluyó una nueva edición del Foro Económico Mundial, en Davos, Suiza. El evento volvió a la presencialidad tras dos años.

La perspectiva de que la guerra en Ucrania se prologue, el riesgo de que su producción de cereales se pudra al sol por el bloqueo de sus exportaciones en el mar Negro y el rápido agravamiento de la crisis alimentaria que esto ocasiona han motivado que el Foro de Davos termine hoy con el mismo sentimiento de incertidumbre con el que empezó.

Los líderes políticos -particularmente europeos- que asistieron a este encuentro anual abordaron estas cuestiones con los responsables de instituciones internacionales, con empresarios, economistas y expertos buscando respuestas a un conjunto de crisis sin precedentes que hacen imposible la esperada recuperación económica tras la pandemia.

Recesión

Sentado en un panel ante los principales líderes mundiales, el jefe del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, lanza una pregunta bastante cruda, con su respuesta: “¿Se pueden imaginar lo que sucede cuando el país que es el proveedor de pan del mundo, que es capaz de alimentar a 400 millones de personas, está en guerra? Es una crisis absoluta”.

En Davos, una pequeña ciudad en los alpes suizos, se habló sin tapujos sobre la incertidumbre por la disputa entre Rusia y Ucrania. La ocasión fue el Foro Económico Mundial (FEM), uno de los espacios de debate sobre economía, medio ambiente y sociedad más importantes del planeta.

La última vez que se realizó presencialmente, en 2020, se discutió cómo repensar el capitalismo. La tarea parece haber quedado aplazada y para este año el Foro se enfocó en la incertidumbre global; además de la hambruna y la crisis energética que se divisa, también está el “coco” de la recesión.

Lo dice el propio Borge Brende, presidente del FEM. “Tenemos una recuperación débil que fácilmente puede convertirse en una recesión”.

Pero ese no es el único problema, la pandemia atrasó el trabajo en varios frentes. De hecho, el líder del FEM reconoce que la migración hacia un modelo más “verde” y sostenible no ha tenido la velocidad esperada.

Sin embargo, rescata los avances de empresas como Amazon o Apple para ser más sostenibles y ayudar en una de las metas más ambiciosas del planeta: la carbono neutralidad en 2050.

Y es que Davos también fue el espacio de los grandes ejecutivos. De hecho, el presidente de Colombia, Iván Duque, aprovechó la ocasión para reunirse con algunos de ellos: Bill Gates, Tim Cook y Howard Buffet estuvieron en la lista.

“Hemos visto a muchas empresas (...) que han manifestado que desean materializar inversiones en energías renovables, sector hotelero, sector metalmecánico, concesiones (...) Colombia se posicionó”, dijo Duque.

Lea: Estos son los empresarios ganadores de los reconocimientos A La Vanguardia

Conclusiones

1. Conflicto, una bomba de tiempo:

David Beasley, del PMA, dijo que con los bloqueos rusos a Ucrania (gran exportador de granos) en el Mar Negro, la disponibilidad de alimentos se afectará globalmente, en especial para los más vulnerables. También preocupa el desabastecimiento de gas por las sanciones a Rusia y las medidas de los países para enfrentarlo: volver al carbón y amenazar la transición energética.

2. Inflación podría dejar secuelas a largo plazo:

En Davos era inevitable hablar del encarecimiento del costo de vida en todo el mundo. Para América Latina y las economías vulnerables del planeta se alertó sobre las consecuencias sociales a largo plazo que esto traerá para las nuevas generaciones. La inflación, impulsada por alimentos y energía, no obstante, empezaría a bajar en el segundo semestre.

3. Cambio climático: ¿en veremos?

Por los múltiples problemas económicos y sociales que afronta el planeta tras la –ya de por sí grave– pandemia, el cambio climático parece no haber tenido un papel protagónico en este Foro de Davos. Eso sí, se aceptó que la crisis energética está siendo un paso atrás por la demanda de hidrocarburos y el reto será hacer de esta necesidad algo pasajero, nada más.

4. ¿Se viene una nueva recesión?

Pocos se atrevieron a mencionar la palabra, pero lo cierto es que en Davos quedó en el aire el temor sobre una nueva recesión económica. Uno de los más directos fue Robert Habeck, vicecanciller de Alemania, quien dijo que la inflación, la crisis energética, la crisis alimentaria y la crisis climática serían la tormenta perfecta que conduzca a esa crisis.

5. Reformas para la economía del futuro:

Más allá de los problemas abordados, el Foro Económico dejó clara la necesidad de varias reformas. Entre ellas, que los más ricos del mundo paguen más impuestos; y es que según Oxfam, cada 30 minutos hay un nuevo multimillonario. También, tener semanas laborales más cortas y regular, bajo estricta observación, los criptoactivos en el planeta.

Lea: El 50 Congreso Nacional de Palmicultores se celebrará en Bucaramanga

Reacciones

La directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, dijo que no prevé una recesión en las grandes economías, pero admitió que no podía descartar que esto ocurra, mientras la inflación se dispara en gran parte del mundo, arrastrada por el aumento de los precios de los combustibles y de alimentos básicos provocado por la invasión de Rusia a Ucrania.

También en el Foro de Davos, la directora general de la Organización Mundial del Comercio, Ngozi Okonjo-Iweala, anticipó que si no se logran abrir corredores seguros para sacar los cereales de Ucrania al resto del mundo, la crisis alimentaria -una realidad para cientos de millones de personas en el mundo- puede prolongarse hasta 2024.

El director ejecutivo de Yara International (un grupo que produce fertilizantes), Svein Tore Holsether, afirmó que 276 millones de personas sufren inseguridad alimentaria en fase grave y aguda, el doble que hace tan solo dos años, aunque recordó que también han influido en esto las olas de calor en la India, Pakistán y Estados Unidos.

Sobre esa posibilidad, el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitró Kuleba, dijo que su Gobierno está de acuerdo con el principio de esos corredores, pero que ello requeriría el desminado del puerto de Odesa (el mayor del mar Negro), y se preguntó cómo se podría garantizar que Rusia no aprovechará la oportunidad para atacar.

Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también