jueves, 26 noviembre 2020
martes 20 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Violencia extrema en Chile: 643 detenidos y un muerto

Alrededor de mil personas protagonizaron ayer una manifestación en una de las principales avenidas de la ciudad chilena de Valparaíso, en la que se ubica el Congreso Nacional, dando continuidad a las protestas por el primer aniversario del estallido social.
Escuchar este artículo

Un muerto en un tiroteo y cerca de 643 detenidos fue el balance de una noche de extrema violencia en Chile, en la que dos iglesias de la capital fueron quemadas y se registraron saqueos y barricadas por todo el país durante la conmemoración del primer aniversario del llamado “estallido social” el pasado domingo.

El subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli, informó ayer que una persona fue herida de bala en Pedro Aguirre Cerda, en la periferia de Santiago, durante un ataque a un vehículo policial y murió después en el hospital, un incidente que aún está “bajo investigación”.

“Avanzada la noche ya no hubo manifestaciones, ya no quedaban personas en Plaza Italia, pero se mantuvieron hechos graves de violencia”, indicó Galli.

Del total de los detenidos, 287 fueron arrestados en Santiago, entre ellos un militar de la Armada que, según la institución, “se encontraba en su día libre” cuando fue apresado tras participar en desmanes.

También se registraron 20 saqueos, daños a medio centenar de vehículos policiales y un total de 116 agentes resultaron heridos, seis de ellos de gravedad, según el balance oficial.

Las imágenes de la cúpula de este último templo en llamas desplomándose, entre aplausos y vítores de un grupo de manifestantes, se viralizaron por las redes sociales y fueron replicadas por medios de todo el mundo.

El primer santuario en arder fue la Iglesia San Francisco de Borja, usado regularmente por el cuerpo policial de Carabineros para ceremonias, y horas más tarde fue la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas de la capital, con más de un siglo y medio de antigüedad.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo ayer que la mayoría de los ciudadanos del país quieren vivir “en democracia y en paz”, luego de una noche de extrema violencia, en la que hubo un muerto por disparo de bala y fueron detenidos más de medio millar de personas.

“Vimos a una minoría de delincuentes que desató una ola de violencia, saqueos y vandalismo, incluyendo el incendio de dos iglesias de alto valor histórico (...) La inmensa mayoría de los chilenos queremos vivir en democracia y en paz”, aseguró el mandatario conservador.

$!Violencia extrema en Chile: 643 detenidos y un muerto
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.