martes, 06 diciembre 2022
jueves 25 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Chile ¿Ganará el No?

En octubre de 2020 en plena pandemia, los chilenos salieron a votar mayoritariamente para cambiar la Constitución heredada por Pinochet. Sin embargo, a dos semanas del plebiscito al que se someterá la propuesta de nueva Constitución redactada por la Convención Constitucional, algunas encuestas indican que podría ganar el No.

¿Cómo entender esta aparente paradoja política? ¿No es justamente esa nueva Constitución el documento que recoge buena parte de las demandas por las que los chilenos has salido a las calles todos estos años?

Tal vez, parte de la explicación a este galimatías responda al contexto de crisis política y deslegitimación de instituciones como los partidos, en el que tuvo lugar el proceso constituyente. Esto hizo que la Convención Constitucional operara sin mucha capacidad de articulación de los partidos políticos y en un clima de desconfianza y pugnacidad que aparentemente, ha sido evaluado negativamente por la opinión pública.

Pero quizás, la razón fundamental por la que este plebiscito se convirtió en una disputa inesperadamente reñida, lo relaciona con el BREXIT y la victoria del No en 2016 en Colombia. Para la votación de este 4 de septiembre hay en marcha una campaña de mentiras y tergiversaciones orientada a que los chilenos rechacen una nueva constitución que busca institucionalizar un Estado Social de Derecho garante de la salud, educación, vivienda y seguridad social. Uno de los aspectos en que se evidencia esta manipulación tiene que ver con el reconocimiento de los sistemas de justicia indígena que se presenta por los opositores como una patente de corso para la impunidad y una discriminación a la población no indígena.

Líderes de la Concertación como el ex presidente Ricardo Lagos, el Partido de la Gente y la extrema de derecha se oponen a una constitución que es también paritaria respondiendo a la creciente fuerza del feminismo; a una nueva constitución que reconoce y se reconcilia con los pueblos indígenas; que declara a Chile como un estado ecológico lo cual, es coherente con la gravedad de la crisis climática y que busca descentralizar el poder.

Una victoria del No basado en mentiras y tergiversaciones sería una derrota histórica para una sociedad que requiere reconstruir la convivencia social y política. Ojalá los chilenos no coman cuento y no terminen votando en contra de sus propios intereses.

politicainternacional1648@gmail.com

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también