jueves, 11 agosto 2022
jueves 21 de abril de 2022 - 12:00 AM

¡Ojo con la campaña sucia!

No volvamos a caer en el juego de quienes quieren que salgamos a votar “verracos”. Concretar las esperanzas de cambio en Colombia es posible y urgente

Un documental sobre Karl Rove, el estratega que llevó al poder a Georges W. Bush, muestra como su fórmula consistía en atacar las fortalezas del adversario mediante un arsenal de rumores y ataques personales que beneficiaran electoralmente a su candidato sin que nadie pudiera responsabilizarlo de estos golpes bajos. Esto fue lo que Rove hizo para que Bush se quedara con la candidatura republicana en las primarias de 2000, socavando con mentiras, la imagen de héroe de Vietman de John McCain.

Los métodos sucios de Rove evocan la frase atribuida a Laureano Gómez: “Calumnien, calumnien, calumnien ...! Que de la calumnia algo queda!” Y parecen haber inspirado al siniestro JJ Rendón cuyas falsedades y cercanía al uribismo han sido conocidas por la opinión pública desde la primera elección de Santos.

No hace mucho, la reconocida periodista María Ximena Duzán en una columna de la revista Cambio, alertaba sobre “pasos de animal grande” que amenazan la campaña del Pacto Histórico buscando enlodar a Petro para frenar su llegada a la Casa de Nariño.

La cuestión es que el revuelo causado en el país a partir de la propuesta de “perdón social” del candidato progresista, coincide con la aparente llegada de JJ Rendón a la campaña de FICO quien no ha perdido la oportunidad para mostrar a Petro como el candidato del temible “Marquitos Figueroa”. ¿Olvidará el candidato uribista que Ñeñe Hernández el de las fotos Uribe, el de los 6000 millones en el Cesar y la Guajira para ayudar a elegir al Presidente Duque en segunda vuelta, era según las autoridades el testaferro de “Marquitos Figueroa”?

Se puede discrepar de las propuestas de Petro pero caer en la burda manipulación que pretende mostrarlo como el candidato de la corrupción y el narcotráfico es permitir que métodos sucios como los de Rove o Rendón, continúen haciendo que la gente vote contra sus propios intereses.

En 2010, las mentiras contra Mockus y la sórdida manipulación de sus problemas de salud orquestadas por JJ, lograron detener la Ola Verde que entonces amenazaba al sector de poder que hoy ve el cambio como una amenaza a su impunidad y a sus privilegios.

No volvamos a caer en el juego de quienes quieren que salgamos a votar “verracos”. Concretar las esperanzas de cambio en Colombia es posible y urgente.

Alexánder arciniegas
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también