viernes, 25 noviembre 2022
jueves 04 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Una pedagogía de la Verdad

Una polvareda desató el apoyo del Ministro de Educación del gobierno Petro a la divulgación del informe de la Comisión de la Verdad en las escuelas y colegios.

Para sus críticos los jóvenes y niños no tienen la madurez neuropsicológica para comprenderlo y terminarían siendo “adoctrinados” por el contenido sesgado del informe.

No obstante, el trabajo titánico de la Comisión tiene una solidez metodológica que le permitió sistematizar y contrastar más de 27 mil testimonios de campesinos, mujeres, victimas, indígenas, comunidades afro, excombatientes y miembros de la fuerza pública para ofrecer una mirada integradora de la complejidad de nuestro conflicto.

El informe final de la CEV, en palabras del Comisionado Beristain, es un esfuerzo por ponerle nombre a los horrores de la guerra y convocar a la acción para que superemos como nación el olvido, el miedo, el horror y la muerte.

Las conclusiones y recomendaciones del informe son una invitación a que en las escuelas, colegios y universidades se discuta ¿Cómo fue posible que el ochenta por ciento de las víctimas de esta guerra fueron civiles no combatientes? o ¿Cuáles fueron los factores que posibilitaron el horror a gran escala y que hoy amenazan con perpetuar la violencia?

A diferencia de lo que sucedió en contextos de posconflicto como Guatemala y el Salvador, este informe debe convertirse en un referente de memoria y en la base de una tarea educativa que transforme los principios, valores y narrativas que hasta hoy han alimentado nuestra propensión a la violencia política.

Es fundamental que la propuesta del ministro Gaviria que desarrolla la política de paz total del gobierno entrante, genere desde los espacios escolares toda una dinámica nacional para que se lea, investigue y contraste el contenido del informe. No puede repetirse la historia del Acuerdo de Paz con la FARC rechazado por muchos colombianos sin haberlo leído y sobre la base de las mentiras construidas por sectores de poder que han hecho de la guerra incesante su única fuente de legitimación.

No podemos repetir la historia cada vez más degradada de un conflicto que nos deshumanizó a todos e instaló la creencia en la sociedad, según la cual, en Colombia es imposible vivir en paz.

Una pedagogía de la verdad, es el único camino para fortalecer la democracia y avanzar en una cultura de paz en los distintos escenarios de la vida colombiana.

politicainternacional1648@gmail.com

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también