Viernes 07 de Septiembre de 2012 - 08:23 AM

Las reformas y lo cotidiano

Comparta este artículo ›

Columnista: Cesar Gonzalez Muñoz

El destino fatal de los gobiernos en esta zona de confluencia intertropical es que deben llevar el sello de los reformadores. No hay gobierno nuevo que no trate de dejar, al comienzo de su periodo, profundas cicatrices en las instituciones, en el sistema de reglas, en el ambiente normativo. Con frecuencia, como le ocurre a éste, el gobierno de hoy propone tareas de reforma a las reformas hechas por el gobierno de ayer, en un evidente desperdicio de energías sociales, legislativas y gerenciales.

Claro que no estoy defendiendo el statu quo ni las acciones del anterior régimen; son indispensables varias contra reformas, vueltas en U (de cosas hechas por La U), desmontes y demoliciones. Pero es claro que todo ello significa desgastes que se hubieran podido evitar si la sociedad colombiana y si el Congreso hubieran sido más críticos, menos tolerantes de lo abrupto y de lo abusivo, no sólo de los últimos ocho años, sino de épocas anteriores.

Una reforma de cicatriz honda es la reforma constitucional del sistema de regalías.  El gobierno ha dicho formalmente que esta iniciativa tiene cuatro principios rectores: El ahorro de recursos públicos (alcancía para días de lluvia), la equidad entre regiones, clases sociales y generaciones, la competitividad regional y el buen gobierno. El Ejecutivo tendrá oportunidad de explicar qué significa todo ello en concreto. Hay montañas de preguntas que ya han empezado a desfilar; por ejemplo, ¿Qué carácter tendría el ahorro que se propone, cuando el sistema de regalías y sus instrumentos de ahorro y gasto quedarían por fuera del Presupuesto Nacional y serían  cuentas “administradas” por el Banco de la República?  ¿Cómo se decide cuándo y cuánto ahorrar o girar de esas cuentas? Sin duda, el gobierno tendrá respuestas coherentes a esta y a todas las preguntas, pero la deliberación seguramente será de complejidad creciente.

Desde el andén, un  ciudadano interesado en estos temas puede quedar muy inquieto. Mucha gente preguntará si acaso la primera cuestión que debemos resolver no es si vale la pena, si se puede, si es prudente aumentar la carga tributaria de las actividades generadoras de las regalías. Creo personalmente que las respuestas a todo ello son afirmativas. Que la actitud responsable del Estado y de la comunidad consiste en propiciar esta discusión.  Y una parte quizás mayoritaria de la ciudadanía también dirá que el principal objetivo de una reorganización de las regalías debería ser el fortalecimiento del poder regional y local frente al poder del Estado nacional. En principio, este objetivo no se favorece con el proyecto de reforma. Temo que habrá fuerzas centralizadoras muy poderosas, inclusive en el Congreso. Y aquí está la almendra.  Pero bueno, la red sólo comienza a tejerse.   

Publicidad

Autor: Cesar Gonzalez Muñoz
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.