Sábado 02 de Junio de 2018 - 12:01 AM

Dos orillas de la democracia

Comparta este artículo ›

Columnista: Diva Criado

Los resultados de las elecciones presidenciales del domingo son una buena noticia para la democracia. Marcadas por diferentes plataformas ideológicas, por primera vez en muchos años, la abstención rozó el 46.98%, según datos oficiales. Al tenor de lo visto, los colombianos estamos abocados a elegir entre dos orillas ideológicas, Duque y Petro.

Las especulaciones sobre las adhesiones de los candidatos que no ganaron resultaron equivocadas, dadas las declaraciones públicas de los últimos días en las que se decantan por el voto en blanco.

Sin embargo es importante anotar que si bien para la segunda vuelta, el voto en blanco no tiene un valor legalmente vinculante, sí que lo tiene a manera de sanción social para dos candidatos que para algunos representan la polarización del paísen un momento histórico: las primeras elecciones en paz.

Vaticinar el resultado de las elecciones que se avecinan es muy difícil en las actuales circunstancias; lo que sí parece ser claro es que habrá una cantidad importante de votos en blanco, y muy a pesar de las aspiraciones de los dos candidatos, y de quienes afirman que votar en blanco es botar el voto. El voto en blanco tiene un gran significado político, que demuestra el inconformismo de la ciudadanía y un rechazo frontal a las dos candidaturas. Entiendo la democracia como la mejor herramienta para la convivencia entre ciudadanos y una prerrogativa, basada en el respeto a la dignidad humana, materializada en la libertad de expresión. Creo en Duque, y por eso votaré por él.

Inteligente y moderado tendrá su propio criterio para no dejarse manejar, como son los jóvenes de hoy. Creo en su propuesta de una necesaria reforma a la justicia, y tengo certeza de que si se rodea de las personas adecuadas, como lo han hecho algunos gobiernos, lo hará bien.

No le doy mi voto a Petro, porque su programa lleno de buenas intenciones, me hace recordar sus buenas intenciones cuando fue alcalde de Bogotá: sólo intenciones e ideas. ¿Alguien se acuerda de qué ejecutó? Además, creo que el país aún no está preparado para un gobierno de izquierda, que no por ser de izquierda es malo o inconveniente, per se.

Bendita sea la democracia.

Publicidad

Autor: Diva Criado
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.