domingo, 28 noviembre 2021
sábado 16 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Nobel de la Paz, más allá del Premio

Según Reporteros sin Fronteras, el periodismo está totalmente bloqueado y seriamente obstaculizado en el 73%, de los 180 países con los que trabaja
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Diva Criado

Es, sin duda, una buena noticia, que el Premio Nobel de la Paz (2021), haya sido otorgado conjuntamente a los periodistas María Ressa, filipina y al ruso Dmitry Muratov. Y es buena, en la medida que sirve para recordar el derecho a la libre expresión y un reconocimiento a periodistas que se arriesgan a pedir cuentas al poder.

Según Reporteros sin Fronteras, el periodismo está totalmente bloqueado y seriamente obstaculizado en el 73%, de los 180 países con los que trabaja. Una cifra francamente preocupante. Una batalla que periodistas a nivel global dan día a día, arriesgando sus vidas.

María Ressa y Dmitry Muratov son ciudadanos comunes y corrientes. Son, tal como lo anunciaba el comité calificador, representantes de todos los periodistas que actúan en defensa de la libertad de expresión y luchan contra el abuso de poder, el uso de la violencia y el creciente autoritarismo

María Ressa, una especie de leyenda periodística en Filipinas, fue durante más de una década reportera jefa de CNN. Se centró tras el 11-S, en temas de terrorismo en el sudeste asiático. Es cofundadora del sitio de noticias en línea más grande de Filipinas, Rappler, que nació de una página de Facebook en 2012. Convirtiéndose en un referente de los servicios independientes más creíbles de su país.

Ressa ha sido objeto de ataques por parte del presidente Rodrigo Duterte, un populista que, desde su elección en 2016, comenzó a lanzarle toda clase de intimidaciones, provocadas mientras asesinaban a periodistas y a civiles opositores del gobierno.

Dmitry Muratov, uno de los fundadores del periódico independiente ruso Novaya Gazeta. Desde su fundación, seis de sus periodistas han sido asesinados. Muratov, ha defendido durante décadas la libertad de expresión en Rusia, en condiciones difíciles. Su periódico es, uno de los más independientes del país.

Es de todos conocida, la forma como autócratas y regímenes represivos utilizan las redes sociales para manipular la opinión pública, convirtiéndolas en herramientas para el vandalismo en línea. En mi opinión, el Premio va más allá, porque con él, contribuye a un desafío global que lucha contra las noticias falsas y la desinformación. Porque cuando la verdad es inaccesible, la libertad comienza a desvanecerse y la paz se vuelve esquiva. En cualquier país, en estos tiempos más que en cualquier otro, la prensa libre, sensata y creíble, es más necesaria que nunca.

Diva Criado
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también