sábado, 12 junio 2021
martes 27 de abril de 2021 - 12:00 AM

Un punto azul pálido

solo se han necesitado un par de centurias para que los humanos hayan acelerado la degradación de su morada.
Escuchar este artículo

El pasado 22 de abril fue el Día de la Tierra, fecha escogida en 1970 por la ONU para crear conciencia sobre los problemas crecientes y amenazantes al planeta y sus moradores. La sobrepoblación, el cambio climático y el calentamiento global, la destrucción catastrófica de bosques, páramos, selvas y ecosistemas, la creciente extinción de especies, la contaminación de los ríos y mares convertidos en vertederos de plástico, basura y aguas negras. Degradación ambiental y ecológica en aumento por todas partes pese a muchas normas, leyes y tratados internacionales, en general hasta ahora catálogos de buenas intenciones.

Un punto azul pálido, título del libro del famoso astrofísico Carl Sagan refiriéndose a la fotografía de la Tierra tomada en 1990 por la sonda espacial Voyager desde una distancia de 6.000 millones de kilomentros, muy cerca en el contexto de la inmensidad del universo con sus 100.000 millones de galaxias, y cada galaxia con 100.000 millones de estrellas, algunas con planetas en su entorno como el nuestro.

Bien lo describe Carl Sagan: “Nuestro planeta es una solitaria mancha en la gran y envolvente penumbra cósmica. En nuestra oscuridad- en toda esa vastedad- no hay indicio de que vaya a llegar ayuda desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos. La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida”.

Día de la Tierra, privilegiado planeta que comenzó hace unos 4.700 millones de años al enfriarse una nube de gases incandescentes. Luego lluvias torrenciales que duraron 60.000 años que formaron los océanos. Hace 2.000 millones de años la primeras formas de vida- células vivas- en los mares, y durante el transcurso de millones de años más, la evolución de las especies. Hasta hace solo siete millones de años apareció la rama de los chimpancés que dio origen al Homo erectus y por último hasta hace solo dos millones de años el Homo sapiens -la especie humana- según el célebre naturalista inglés Charles Darwin. Y en este contexto del tiempo, solo se han necesitado un par de centurias para que los humanos hayan acelerado la degradación de su morada. Por eso el Día de la Tierra es un llamado a la reflexión para salvar un planeta enfermo, con condiciones fisico-químicas especiales que han hecho posible, hasta ahora, la vida en él.

Gustavo Galvis H.
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también