domingo, 16 enero 2022
sábado 04 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Tiempo entre eclipses

Vienen cambios profundos, para el planeta y para nuestros cuerpos que tendrán que adaptarse a una nueva realidad.
Escuchar este artículo

Las investigaciones del “Proyecto de Consciencia Global” de la Universidad de Princeton han comprobado la existencia del “Campo Unificado de Consciencia”, descrito por muchos antiguos maestros espirituales y sabios. Con una red planetaria de magnetómetros, que monitorean la ionosfera, ellos miden continuamente las ondas de plasma que circundan la Tierra y han obtenido pruebas de que, no solo existe ese campo unificado, sino que es afectado por los sentimientos de millones de personas cuando están enfocadas en un mismo evento. También consideran posible hacer cambios, desde allí, al sistema que domina nuestro mundo e intencionalmente programar un mejor y más consciente futuro”.

Por décadas el Instituto HeartMath, con 14 sensores alrededor del planeta, se ha encargado de medir la resonancia Schumann (frecuencia del espectro electromagnético de la Tierra) y tiene evidencia científica de que las ondas cerebrales de humanos y mamíferos vibran en esa misma frecuencia y se retroalimentan mutuamente. La frecuencia Schumann ha sido siempre una constante de 7,83 hercios, pero desde junio del 2014 se ha venido acelerando. Ese ascenso sorprendente posiblemente incida también en la aceleración del tiempo que venimos percibiendo.

En estos días entre dos eclipses de luna y uno de sol, la energía que reciben, tanto la Tierra como nuestros cuerpos, es más concentrada y de frecuencias más elevadas. Muchos están experimentando los llamados síntomas de la ascensión: fatiga intensa, dolores de cabeza, dolores en el cuerpo, especialmente espalda y articulaciones, trastornos en el sueño, que pueden ser: o dificultad para quedarse dormido, o lo contrario, sueño a deshoras, dificultad de concentrarse y otros más. Cuando se estabilice la frecuencia de la Tierra en los 40 hercios habremos alcanzado una octava superior y se habrá completado el cambio dimensional que está en proceso. Vienen cambios profundos, para el planeta y para nuestros cuerpos que tendrán que adaptarse a una nueva realidad. Observémoslos con reverencia y gratitud porque traerán el cielo a la Tierra. Valoremos estar vivos en este tiempo único en la historia de la Tierra y de la vida que sostiene.

hortensia galvis
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también