Martes 26 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Frida Sofía, Monchito y Berlioz

Comparta este artículo ›

Columnista: Jaime Calderón Herrera

Las tragedias derivadas de grandes desastres naturales permiten al ser humano mostrar su bondad y por sobre todo la solidaridad, pero también saca a la luz su capacidad de manipular y de mentir.

En el pasado sismo acecido en Méjico, la escuela Enrique Rébsamen colapsó, causando la muerte de 19 niños y seis adultos. Nadie sabe cómo de la nada apareció la versión de que una niña de nombre Frida Sofía se encontraba viva bajo los escombros. Rescatistas y medios concentraron la atención de la opinión en el drama que se daba alrededor de salvar su vida. Hubiera bastado una mínima rigurosidad periodística y recordar que 32 años antes, una historia igualmente falsa había puesto en el centro de la atención el rescate de “Monchito”, quien habría quedado atrapado en la habitación de su abuelo. Al igual que Frida Sofía, Monchito tampoco fue real.

Surgieron explicaciones con alto contenido especulativo. Se trataría de desviar con mala intención a la opinión pública por parte de las autoridades, o tal vez un exceso antiético de los medios para crear un drama que vendiera más que la tragedia de seres anónimos. También pudiera ser la consecuencia de un mito urbano similar a tantos anuncios apocalípticos. Nunca sabremos la verdad. Lo cierto es que tendemos a creer más en las mentiras que en las verdades, y eso lo saben muy bien los políticos y los vendedores de cualquier cosa, hasta de noticias.

Manuel Drezner en su libro “La cara humana de la música y los músicos” nos relata la anécdota de Berlioz, gran músico francés , quien para ridiculizar a sus críticos con quienes mantenía un enconado enfrentamiento, presentó una obra titulada La infancia de Cristo, que atribuyó a Pierre Ducré, de quien muchos periodistas especializados después de hacer grandes elogios de la obra, se atrevieron a escribirle notas biográficas.

Con posterioridad, Berlioz reveló que el tal Ducré nunca existió y que la obra era de su creación.

Hoy consumimos noticias mentira o noticias con opinión, que podrán ser opinión, pero nunca periodismo de noticias.

Publicidad

Autor: Jaime Calderón Herrera
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.