jueves, 26 noviembre 2020
sábado 21 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Sueño y ejercicio

El deportista de élite debe dormir mínimo 8 horas, ambiente oscuro, sin ruidos ni contaminantes ambientales y lógico sin teléfonos ni aparatos electromagnéticos...
Escuchar este artículo

El sueño es una actividad recurrente reversible, necesario para la recuperación del cuerpo. Necesitamos dormir para estar despiertos en el día y sobrevivir. La palabra sueño incluye la actividad continua del cerebro durante este tiempo. El sueño tienen dos grande fases: la no REM, donde descansamos físicamente y el cerebro está inactivo, y la REM dónde el cerebro está activo y el cuerpo casi paralizado. En esta fase solucionamos conflictos y problemas.

Estudios han demostrado que más del 50% de los atletas de élite o competitivos tienen trastornos del sueño de corta duración, dificultad en dormir, ansiedad, despertar frecuente, somnolencia y fatiga diurna.

Hay factores que deterioran la calidad de sueño: Uno, madrugar acostándose tarde o realizar ejercicio en la noche después de un día con gran actividad; la vida social con exceso de teléfonos inteligentes, participación excesiva en redes sociales o juego virtual y la mala asesoría nutricional de acuerdo al tipo de ejercicio que se realiza. Hacer ejercicio es el mejor sedante que existe pero realizado en exceso produce trastorno en el sueño.

El deportista de élite debe dormir bien, mínimo 8 horas, ambiente oscuro, sin ruidos ni contaminantes ambientales y lógico sin teléfonos ni aparatos electromagnéticos en la habitación. Si no consigue este ambiente al dormir es preferible disminuir la cantidad e intensidad del deporte al día siguiente. Hay asesores que recomiendan en algunos deportes medir la duración del sueño; esta tecnología produce un problema que llamamos ortosomnia (preocupación / preocupación/ perfeccionismo excesivo buscando calidad de sueño) que produce angustia y gran ansiedad.

Si esta alteración se presenta, el deportista debe buscar ayuda y asesoramiento emocional intentando mejorar y optimizar su sueño. ¿Cuántos “grandes” deportistas han perdido una competencia por no tener un sueño profundo y placentero?

Lo importante, sea un deportista profesional o aficionado, es tener una cantidad de sueño ideal mínimo de 8 horas, buscar tiempo de sueño diurno (realizar siestas después de almuerzo), adoptar buena higiene de sueño (oscuridad, silencio, cero tecnología, cero contaminantes) y finalmente la nutrición necesaria asociada depende del deporte y características físicas del atleta.

Jaime Forero Gomez
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.