lunes, 26 octubre 2020
miércoles 26 de agosto de 2020 - 12:00 AM

¿Fin de la cuarentena?

Me parece que no es prudente en el momento acogernos en su totalidad a las directrices nacionales y dejar tanto espacio a la voluntad personal, sabiendo que por principio somos individualistas y éste es un problema de salud colectiva.
Escuchar este artículo

El lunes pasado, el gobierno nacional anunció el fin de la cuarentena a partir del próximo 1 de septiembre, con base en estadísticas que evidencian una mejoría de la pandemia en el país, teniendo en cuenta la disminución continuada de los contagios diarios y la mortalidad, como también, la relación favorable entre los casos activos y los recuperados.

La intención del gobierno con esta medida es permitir un manejo más regionalizado de la pandemia y propiciar una mayor apertura a la maltrecha económica, de acuerdo a las circunstancias locales.

Igualmente, dio paso a un aislamiento selectivo, acudiendo a la responsabilidad individual y colectiva de los contagiados o presumiblemente contagiados, recomendando una cuarentena personal, lo cual suena plausible, pero un tanto iluso.

Indudablemente, éste es un paso audaz y arriesgado en un país donde no existe una adecuada consciencia colectiva y las necesidades económicas frecuentemente obligan al rebusque. El salir no sería mayor problema, si todas las personas fueran suficientemente responsables en lo personal y colectivo, para practicar los cuidados sanitarios en forma permanente.

Podríamos decir entonces que la decisión tomada por el gobierno nacional es soñadora, valiente y práctica, porque va a permitir salir también a los responsables, dado que los violadores de las normas ya lo estaban haciendo.

Ahora, la realidad del país es una y la situación de las regiones es otra. Existen zonas como la nuestra, en que los indicadores están con tendencias contrarias al contexto nacional y cada día tenemos más positivos, mayor número de casos activos y los recuperados crecen a un ritmo más lento.

El gobierno nacional ha dado libertad a las autoridades regionales y locales para tomar decisiones de acuerdo con las situaciones propias. Me parece que no es prudente en el momento acogernos en su totalidad a las directrices nacionales y dejar tanto espacio a la voluntad personal, sabiendo que por principio somos individualistas y éste es un problema de salud colectiva.

Si el interés es abrir un poco más la economía, lo cual es sano, deberíamos mantener los controles sobre el mercado empresarial formal en el cumplimiento de protocolos e incluir en la apertura otros sectores que se ajusten a la no aglomeración de personas.

Pero a la vez, deberíamos pasar de la cuarentena general a cuarentenas sectoriales, de acuerdo con el porcentaje de población contagiada. Si miramos las estadísticas, los contagios tienden a ser mayores en el hábitat domiciliario o de barrio y en el trabajo informal, este último dificilmente controlable.

jorge gómez duarte
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.