martes, 24 enero 2023
miércoles 12 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Una nueva reforma agraria

Con bombos y platillos se ha desplegado la noticia del acuerdo entre el Gobierno Nacional y FEDEGAN, el cual está orientado al trabajo conjunto en la planeación y desarrollo de un programa de compra de predios para ser repartidos a los campesinos, pretendiendo con ello dar más equidad en la posesión de las tierras en el país.

El propósito es loable y ojalá en esta cuarta reforma agraria que se intenta, sí se logren los objetivos planeados, porque en las anteriores, solo se dio el primer paso, la compra y repartición; faltó el apoyo permanente y de largo plazo en cuanto a transferencia de conocimiento, tecnología, créditos blandos y comercialización de productos; componentes fundamentales para asegurar la viabilidad y sostenibilidad de los proyectos agrícolas que emprenderían los nuevos propietarios.

Para los ganaderos, esta iniciativa suena interesante y con ello contribuirían, sin perder recursos, al bienestar de los campesinos y a la disminución de la brecha social y económica entre la población rural y urbana, razón que ha sido generadora, desde hace muchos años, de subversión, violencia y migraciones hacia las ciudades, incrementando los cinturones de miseria que las rodean.

Las dudas para la pronta puesta en marcha del acuerdo están en el mecanismo a utilizar para el avalúo de los predios y la forma de pago, dado que el gobierno no cuenta con los dineros necesarios para su ejecución.

Se habla de la participación del IGAC en los avalúos, con base en la información del catastro multipropósito, lo cual aún está incompleto y no cubre todo el territorio nacional; y para el pago, se menciona la alternativa de hacerlo con bonos de deuda pública, sin conocerse aún el plazo para su redención y la rentabilidad de los mismos. Mientras estos aspectos no estén claros, no muchos ganaderos se arriesgarán a participar.

En estos términos, todavía falta mucho por definir para tomar decisiones, pero sí preocupan las altas expectativas creadas entre los campesinos y el posible incremento de las invasiones, pensando que es inminente la repartición de los predios. Es imperativo que mientras se definen los procesos y se monta el funcionamiento del proyecto, el gobierno tome las medidas preventivas y le dé mayor seguridad al campo, evitando la usurpación de los derechos y velando por el respeto a la propiedad privada.

jorge gómez duarte
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también