miércoles, 28 octubre 2020
miércoles 19 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Y del Covid, ¿cómo vamos?

El problema grave del crecimiento rápido que estamos viviendo en Santander es la saturación de la capacidad hospitalaria, especialmente en lo concerniente con las UCI
Escuchar este artículo

Después de analizar las cifras publicadas por este medio y el seguimiento a la pandemia, podría decir que el país va bien, pero Santander va regular.

Así como en los primeros meses del Covid destacaba los buenos resultados logrados por el departamento en la contención del contagio y proponía abrir la economía, manteniendo restricciones parciales y cuidados sanitarios personales, hoy debo decir que necesitamos más control.

Si miramos el panorama nacional, el crecimiento de contagios diarios ya no es exponencial; en los últimos 15 días, este creció en un 11% promedio, la mortalidad pasó del 4,18% al 3,26% y la relación contagiados activos vs recuperados pasó de 0,82 a 0,53.

Esto quiere decir que en la actualidad, por cada persona que superó el virus, hay 0,53 contagiados. En la medida en que los recuperados sean más que los activos, la pandemia va perdiendo fuerza, porque se incrementa la llamada inmunidad de rebaño y el virus tendrá menos huéspedes para contagiar y servir de transportadores.

En Santander el panorama es distinto. En ese mismo periodo de tiempo los contagios diarios promedio crecieron en un 161% comparado con la quincena anterior, y la mortalidad pasó del 2,96% al 3,94%. La relación activos vs recuperados aunque mejoró, disminuyendo de 2,56 a 1,45, lo cual es positivo, aún dista bastante de la cifra nacional.

En nuestro caso, este último indicador nos pronostica que continuaremos creciendo en la curva de contagios diarios al menos dos mes más, siempre y cuando se mantengan las medidas restrictivas actuales y los cuidados personales básicos de sanidad. Entonces, comenzará a descender lentamente la curva de contagios diarios hasta cuando las personas positivas lleguen a cero, allí podremos decir que terminó la epidemia.

El problema grave del crecimiento rápido que estamos viviendo en Santander es la saturación de la capacidad hospitalaria, especialmente en lo concerniente con las UCI, porque no hay donde atender el incremento de aquellas personas que se complican y tienen alto riesgo de morir. A esta situación desafortunadamente ya hemos llegado y comenzamos a ver las consecuencias.

Esta fatalidad es la principal justificación para todas las medidas sanitarias tomadas y las que tendrán que tomarse, si continua el incremento de casos a la velocidad que lo estamos viviendo.

No podemos llegar a las experiencias vividas por otras ciudades del país, quienes alcanzaron el pico de la curva en forma abrupta y aunque hoy están en la etapa del descenso, dejaron una mortalidad que en algunos casos llegó hasta el 7,45%.

jorge gómez duarte
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.