Jueves 09 de Febrero de 2017 - 12:01 AM

Feminismo fashion

Comparta este artículo ›

Columnista: Juliana Martínez

Hace pocos días me sorprendí a mí misma leyendo una revista para adolescentes. No se trataba de que súbitamente se hubiera despertado en mí un punzante interés por la vida de Justin Bieber. No, el artículo era uno de los textos más lúcidos sobre la polémica presidencia de Trump y la revista era TeenVogue.

Mi sorpresa se debía a mi sexismo internalizado. Había terminado por creer la narrativa cultural que representa a las mujeres adolescentes como histéricas, superficiales e inseguras.

Afortunadamente, en mayo de 2016 Ealine Welteroth se convirtió en la editora en jefe más joven (y la primera afroamericana) en la historia de la revista, y con sus 29 años cumplidos le dio un vuelco radical.

En pocos meses Welteroth demostró que querer saber cuál es el mejor anti-frizz no implica no estar interesada en las muchas formas en las que el sexismo impacta la vida diaria y determina la política nacional. La misoginia y el sexismo han hecho que tengamos expectativas muy bajas para las mujeres en general y para las adolescentes en particular. Usar maquillaje y estar a la moda no son posiciones anti feministas; no implican desinterés por la política, falta de inteligencia y espíritu crítico, ni ausencia de compromiso con la igualdad y el cambio social.

Welteroth también le apostó a la diversidad. La revista habla sin pudor ni prejuicios sobre la diversidad racial, sexual y de género, y sobre la salud sexual y reproductiva de los jóvenes.

TeenVogue nos está recordando que el feminismo no es una teoría anacrónica de mujeres que odian a los hombres tanto como la depilación. Por el contrario, es un lente crítico con miras a la igualdad, y un conjunto de prácticas cotidianas que nos permiten a todos, pero sobre todo a los jóvenes, ser más fieles a sí mismos, más empáticos con los demás, vivir una vida libre de violencias y forjar un futuro más igualitario y equitativo.

TeenVogue nos está recordando que el feminismo tiene mucho que aprender de, y conversar con, las adolescentes, y que también, cómo no, puede estar a la moda.

Publicidad
Autor: Juliana Martínez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.