sábado, 31 julio 2021
lunes 14 de junio de 2021 - 12:00 AM

Ignorancia estratégica

Todo paro es político, que no politiquero; pero suelen perderse -¿ignorarse?- las dimensiones del problema social de fondo por conveniencia estratégica.
Escuchar este artículo

Peligroso para una sociedad perder la capacidad de asombro; sin embargo nos está sucediendo: si durante la llamada “violencia”, en país de violencias sucesivas, un día cualquiera informaban sobre 8 muertos tolimenses masacrados, alguien indiferente respondía que ayer fueron 12 en San Vicente, pero hacía tres días hubo 10 en Colombia (Huila); gamines, “desechables” y tugurios entraron a ser parte del paisaje urbano, como lo están haciendo venezolanos harapientos, los baleados en las protestas y los muertos por Covid, que en solo Santander no bajan de 45 diarios. Todo un conflicto social multifacético por atender, para lo cual este y otros gobiernos similares tienen respuestas agotadas.

No faltan enfoques simplistas bondadosos, de “gente de bien” o calculados dentro de la ignorancia estratégica para que todo sea continuar con el mismo paisaje de exclusión y miseria aceleradamente creciente, mientras aumentan contradictoriamente durante la pandemia las grandes fortunas, como lo registran datos que aún informan con la verdad. Empresarios caleños ofrecen puestos para jóvenes, otros prometen casitas y frazadas, el gobierno culpa a los paros y a los vándalos a los cuales nunca se debería llegar, si la ignorancia estratégica dejara ver el conflicto social subyacente; pero calla y dilata las demandas de los protestantes hasta cansarlos, para que las aguas se calmen. Todo envuelto en un manto de desconfianza creado por la palabra incumplida y despojada la sociedad de capacidad para el asombro. Polvareda levantan declaraciones de dirigentes del paro por tener puesta la mirada en 2022, con la esperanza de introducir cambios de estructura y no cosméticos por vías sin armas, como piensan los maestros con Castillo en el Perú profundo; habrá que ver las zancadillas que le esperan, las mentiras para torpedearlos, en el mundo multilateral “democrático” que se promueve de dientes para afuera. Porque la Constitución de 1991 que según Caracol, celebrándole 30 años, “cambió el país”, nos dejó el mismo estructuralmente. Todo paro es político, que no politiquero; pero suelen perderse -¿ignorarse?- las dimensiones del problema social de fondo por conveniencia estratégica.

Adenda.- No entiendo lo que pasa o no pasa lo que yo entendía; la OCDE estima para Colombia-2021 crecimiento económico del 7.6%, las exportaciones crecieron en Abril el 56.3%, el desempleo en Bucaramanga bajó, pero el 80% del comercio se afectó con el paro. ¿Alguien está cañando?

Libardo LeÓn GuarÍn
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también