martes, 26 octubre 2021
miércoles 13 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Miden con rasero diferente

Encuentro lamentable y doloroso que delincuentes quieran protegerse con el cuerpo de menores de edad, este acto constituye una violación de los derechos humanos
Escuchar este artículo

Un misil Gringo destruye por error una escuela o un hospital en las áreas enemigas, y la ONU y el señor Vivanco pasan de agache, el vocero de los EE.UU. lamenta el error y viene luego la promesa de reparar el daño. Si nuestras Fuerzas del Orden, en cumplimiento de sus obligación constitucional atacan un blanco para dar de baja un objetivo de alto valor, y en el hecho hay bajas de menores armados, incorporados por voluntad propia o por obligación, aparecen los voceros de la ONU, o Vivanco y desde luego nuestro senador Cepeda, condenando la Institución.

Yo desde luego encuentro lamentable y doloroso que los delincuentes quieran protegerse con el cuerpo de menores de edad, este acto constituye una violación de los derechos humanos y de las normas internacionales en estos conflictos, pero no es el Estado colombiano quien los viola, son esos delincuentes, que toman como escudo a los menores.

El senador Cepeda quiere endilgarnos desde siempre esta responsabilidad, cuando él bien sabe que las FARC, de sus afectos, es responsable en la incorporación de los menores al conflicto, nunca ha reclamado porque sus compañeros de bancada no han pagado por estas violaciones, donde ellos mismos los fusilaban por querer huir, igualmente los usaron de escudo.

Siempre nuestras instituciones, han procurado la defensa de los derechos de ellos. Conocí de cerca la operación Berlín, a cargo del General Carreño, fue él mismo el que encontró la cuadrilla en tránsito al Magdalena Medio y la interceptó. Sí, algunos menores cayeron bajo el fuego cruzado, pronto se dieron cuenta que había menores y se desarrolló un proceso para que estos desertaran, algunos murieron bajo las balas de sus compañeros, un soldado dio su vida para proteger a uno de ellos. Si no creen, lean el libro “Los niños de la Guerra”, en el que se encuentran las intervenciones de todos los niños que salvaron su vida y fueron entregados al ICBF. Dista mucho de lo que algunos medios cuentan de esta historia. Así pasará con el resto.

Luis Ernesto Ruiz
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

$name.data
$descripcion.data
Lea también