domingo, 14 agosto 2022
martes 05 de julio de 2022 - 12:00 AM

Comprensión de lectura

Qué importante sería, en estos tiempos en los que la inmediatez, ligereza y poca profundidad de las redes sociales nos han atrapado, que este documento fuera material de análisis en colegios y universidades

Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con la periodista María Isabel Rueda, quien el domingo escribió sobre el informe final entregado hace ocho días por la Comisión de la Verdad, que “podemos decir que lo presentado en sus casi mil hojas del informe final es prácticamente una milhoja. Tiene capas de crema pastelera, de hojaldre y finalmente de azúcar glaseada”.

Lo mismo con las declaraciones del ministro de Defensa, Diego Molano, quien a las 48 horas de la entrega del informe, manifestó que “no puede ser que el Estado, las Fuerzas Militares, la Policía, y el resto de colombianos, trabajadores, campesinos, estudiantes, madres cabeza de hogar, empresarios, que trabajan en la legalidad y han logrado tanto con su esfuerzo, sean los responsables de la violencia histórica en Colombia. A ellos se les respeta, admira y honra”.

O lo dicho por la escritora Piedad Bonnett, “la verdad se ha ido abriendo camino por entre la maraña de trabas y dificultades, de modo que, por lo que hemos presenciado en los últimos meses, podemos tener la esperanza de ir sanando heridas y de construir un camino de reconciliación”.

Tres maneras de reaccionar a un trabajo dedicado durante tres años por los integrantes de esta Comisión, a la cabeza del padre Francisco de Roux, quien en su declaración del martes pasado insistió en que el documento no es un dogma que contiene una verdad absoluta, mucho menos incontrovertible, pero sí puesto sobre la mesa para que los disensos sobre su relato quepan de todas las maneras.

Qué importante sería, en estos tiempos en los que la inmediatez, ligereza y poca profundidad de las redes sociales nos han atrapado, que este documento fuera material de análisis en colegios y universidades, con el fin de generar discusiones necesarias a partir de la reflexión crítica, pero primero, “léalo, fórmese su propio criterio y luego sí diga si le parece. Pero no basado en un trino que intente definir lo que han sido 50 años de dolorosa historia”, como bien lo sugirió la exdirectora de este periódico, Diana Giraldo, en su columna habitual de Semana.

Luis fernando rueda
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también