martes, 05 julio 2022
martes 24 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Lo que hay entre la revancha y el miedo

Llegamos a las puertas de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia con seis candidatos en contienda, luego de que se quedaran en el camino por lo menos sesenta nombres que aspiraron, en algún momento, ocupar la Casa de Nariño.

Unas elecciones ‘in extremis’ mediadas por la pugnacidad, la polarización, la guerra sucia, los señalamientos y el enfrentamiento de las ‘barras bravas’, por encima muchas veces del necesario debate de ideas y propuestas. Nos quedamos, en detrimento de la democracia, en los titulares, las falsas noticias, las bombas de humo, la ligereza de las redes sociales y las narrativas impuestas desde cada campaña para atraer electores.

Entrampamientos, espionaje, alcaldes destituidos, apoyos dudosos, una Registraduría cuestionada, amenazas de muerte, insinuación de golpe de Estado, entre otros, fueron ingredientes de esta contienda la cual, según la Misión de Observación Electoral (MOE), ha sido una de las más violentas en la última década.

Diferentes encuestas dadas a conocer la semana anterior indican que escogeremos entre la revancha de Gustavo Petro, sin duda inteligente, audaz, con todos los conocimientos, investido por sus seguidores como el ‘salvador’ que necesita Colombia y señalado por sus contradictores como ‘peligroso’ para el país.

Ese miedo lo recogió Federico Gutiérrez, dedicado a decirlo a los cuatro vientos, con todo ‘el establecimiento’ a su lado, que tiembla ante la mera insinuación de un gobierno de izquierda en Colombia. En tres meses pasó a ser la opción que mantendrá el ‘status quo’.

Y entre la revancha y el miedo se instaló el ‘outsider’ de la contienda, Rodolfo Hernández, que cabalgando en solitario ha recogido el hastío de un sector de la población que ve en el discurso básico del exalcalde de Bucaramanga, una bofetada a la corrupción y la politiquería. No contábamos con su astucia. Repitió el libreto que lo llevó a ganar la Alcaldía de Bucaramanga y puede poner el tablero patas arriba.

Tristemente, la desilusión la encarna Sergio Fajardo. Ni siquiera su solida propuesta de gobierno y la ‘nómina de lujo’ que lo acompaña logró despertar la ya nostálgica ‘ola verde’, que lo dejó en tiempo pasado.

Luis fernando rueda
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también