jueves, 16 septiembre 2021
jueves 27 de mayo de 2021 - 12:00 AM

En la ruta de la integridad

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marcela Pabón

Cuando nos referimos al fenómeno de la corrupción, se suele asociar en mayor medida a las prácticas inescrupulosas de funcionarios públicos, dejándose en un segundo plano la corresponsabilidad de los actores privados involucrados en tales actos.

No han sido pocos los casos de empresas particulares que han sido procesadas por el pago de sobornos a funcionarios públicos para lograr beneficios particulares, desde la adjudicación de contratos hasta evitar acciones judiciales en su contra. Casos como Odebrecht ponen de manifiesto el poder del dinero privado en el ejercicio del poder electoral, grandes financiadores de campañas que posteriormente cobraran su aporte, exigiendo prebendas a favor de sus intereses particulares.

El tejido empresarial es evidentemente, el motor del desarrollo económico de un país, y por tanto debe construirse sobre las bases de la responsabilidad, la transparencia y la ética. La lucha contra la corrupción debe entonces abordarse también desde el ámbito privado, asumiendo su rol protagónico en la construcción de una gestión transparente, de manera compartida con el Estado y con demás actores sociales, conscientes de que aceptar ser parte del engranaje de la corrupción implica eliminar las posibilidades de una mejora en la calidad gubernamental.

Por eso es importante fortalecer las políticas de ética e integridad empresarial asumiendo el compromiso de un código de principios en la cultura organizacional que reflejen acciones de autorregulación y de rechazo rotundo a prácticas de corrupción y de colusión y la toma de decisiones bajo los preceptos de la ética y la transparencia.

En Colombia, se está trabajando sobre este particular, a través de lo que se ha denominado, la Ruta de la Integridad Empresarial. Esta iniciativa, busca implementar una herramienta tecnológica que permita a las empresas privadas elaborar una auto-evaluación gratuita y confidencial a su programa de integridad y cumplimiento, y tener acceso a contenido gratuito propicio para generar las mejoras que se requieran.

Este es un paso más en el largo camino de la lucha contra la corrupción, con el reto constante de implementar todas las medidas necesarias, en el sector público y privado, para regenerar la confianza social en la institucionalidad y la promoción de la cultura de la transparencia, para un desarrollo integral del país.

MARCELA PABóN
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también