jueves, 16 septiembre 2021
jueves 03 de junio de 2021 - 12:00 AM

Invertir en infraestructura escolar

Escuchar este artículo
Image
Columna de
Marcela Pabón

En el presente año, a través del trabajo juicioso de veeduría a la ejecución del Programa de Alimentación Escolar contratado por la Gobernación de Santander y las alcaldías metropolitanas, se ha realizado un seguimiento cercano a las entregas de las raciones para preparar en casa, entendiéndose como una canasta básica de alimentos equivalentes a un tiempo de comida al día por 20 días, para que se lleve a cabo la preparación y consumo en el hogar, mientras se regresa a la presencialidad en las aulas.

Dentro de los hallazgos más representativos está el suministro de huevos en malas condiciones en Floridablanca, y en varios municipios de Santander a cargo de la Gobernación, deficiencias en los protocolos y trazabilidad de las entregas, aglomeraciones, fallos en la coordinación en la logística y demoras en las entregas de productos. Así mismo, uno de los hallazgos más recurrente a lo largo y ancho de Santander y que se puso de manifiesto, debido a la necesidad de utilizarse las instalaciones de las instituciones educativas como sitios provisionales para el almacenamiento y posterior entrega de los alimentos, tiene que ver con las precarias condiciones de infraestructura educativa que afecta a gran cantidad de colegios rurales y urbanos del departamento.

Paredes agrietadas, instalaciones eléctricas expuestas, ventanas sin vidrios completos, etc, son el panorama habitual con el que estudiantes y docentes deben sobrellevar en las intuiciones educativas, especialmente en el área rural, y esto, sin entrar a considerar siquiera, las necesidades y carencias de equipamiento de salones, laboratorios, bibliotecas o escenarios deportivos.

Así pues, si se quiere lograr un servicio educativo de calidad, al regreso de los estudiantes en presencialidad, se requiere entonces, que la administración departamental, asuma un fuerte compromiso para gestionar recursos y centrar sus esfuerzos en priorizar la inversión para mejorar la infraestructura escolar, como quiera que unos entornos escolares óptimos impactan de manera positiva en la asistencia escolar y en los procesos de aprendizaje, mejorando la concentración y motivación de los estudiantes, optimando los procesos de socialización de los alumnos e incidiendo en los factores de disminución de la deserción escolar.

MARCELA PABóN
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también