martes, 24 mayo 2022
domingo 16 de enero de 2022 - 12:00 AM

Ciudad insegura: ¡hay indignación!

Y así, hasta hoy, la ciudad sigue sumida en el miedo y la desesperación, pues resulta que el raponazo y el asalto sorpresivo siguen siendo una constante en las calles y establecimientos de comercio.

El sábado de la semana pasada unos delincuentes armados robaron a varias personas que se encontraban en un reconocido restaurante de la ciudad. Robaron y además salieron echando tiros, nada les importa, a pesar de la valiente aunque frustrante reacción de algunos ciudadanos. ¡La ciudad se escandalizó!

Esa misma escena, o una muy parecida, había tenido lugar el 15 de abril del año pasado en una pizzería ubicada por ese mismo sector exclusivo de la urbe. Allí también los ladrones llegaron en motos y armados, intimidaron a los comensales y les robaron todo. Por entonces la ciudad también se escandalizó y todos empezaron a sentirse inseguros y a reclamar de las autoridades mayor presencia y control.

Luego vinieron los atracos de “la banda de los rolex” y ahí la paciencia se colmó. Las víctimas se quejaban en los medios de comunicación y en redes, y una ciudadanía preocupada encontró en el concejal Jaime Andrés Beltrán a su mejor vocero, quien permanentemente le reclamaba a la administración municipal mayor eficacia en la lucha contra la delincuencia. Incluso el Partido Liberal emitió un comunicado pidiendo una “Alianza por la seguridad de Bucaramanga”, pero nadie le hizo caso.

Por esos días se reclamaba a gritos la unión de esfuerzos entre la Alcaldía, la Policía, la Fiscalía, la Defensoría del Pueblo, la Personería, los gremios y demás, incluso se hablaba de convocar a los comerciantes, transportadores y dueños de restaurantes. Muchos fueron los anuncios y pocas las realidades. Que se sepa, nunca hubo una reunión o una convocatoria en la que estuvieran presentes todas esas autoridades importantísimas.

Y así, hasta hoy, la ciudad sigue sumida en el miedo y la desesperación, pues resulta que el raponazo y el asalto sorpresivo siguen siendo una constante en las calles y establecimientos de comercio. Desde la administración no se anuncian efectivas medidas de choque que perduren, ni de control ni de fuerza, no hay orden, es como si no hubiera autoridad. Y no se sabe cómo va el seguimiento a las estrategias de la Policía, el sistema de recompensas, las labores de inteligencia, en fin, muchas de las cuales no están dando resultados.

La ciudad no solo está fea, también está insegura. ¡Hay indignación!

APARTE: ¿Qué ha pasado con el enredado contrato de alumbrado público? ¿Hubo prórroga?

Miguel ángel Pedraza
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también