lunes, 26 octubre 2020
miércoles 05 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Bucaramanga, ciudad inteligente

Son grandes ideas sin duda, pero de nada sirven las ciudades inteligentes si ellas no tienen impactos positivos y medibles en la calidad de vida de sus ciudadanos.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Óscar Rey Vesga

Una ciudad inteligente se entiende como aquella integrada por herramientas tecnológicas y de comunicaciones con dispositivos físicos conectados a internet, concepto entendido como “Internet de las cosas (IoT)”, buscando conectarse con sus ciudadanos, generando eficiencias en las operaciones y servicios de la ciudad. El día de ayer, el Alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, discutió con el exministro Diego Molano sobre el tema, en el marco del foro ‘¿Cómo impulsar la economía de Santander?’, liderado por Vanguardia.

Educación y emprendimiento, robustez de clusters competitivos y desarrollo de la infraestructura local fueron los ejes del conversatorio. Siendo la educación elemento fundamental para el avance de una sociedad, el exministro Molano dice categóricamente que las universidades locales no están formando los profesionales requeridos, mientras que el alcalde ve la necesidad de la creación de una nueva universidad en donde se desarrollen habilidades para la ciencia de datos, Blockchain y la Inteligencia artificial. Adicionalmente ve como una necesidad apremiante, el desarrollo del emprendimiento regional generado por un interés colectivo, no solamente invitando a que se invierta en Santander sino en construir un real eco-sistema de emprendimiento. Coincidieron ambos invitados en que para ser una ciudad inteligente se requiere de una Infraestructura física “conectada”, desde luminarias con cámaras e internet hasta la totalidad de los colegios públicos con conectividad y en donde nuestros hogares tengan fibra óptica. Finalmente, el alcalde manifestó su interés en potenciar clusters competitivos como el de la moda, en donde aún no hay ventas en línea, buscar tener una industria que funcione 24x7 y que se atraiga a grandes empresas para operar en la región.

Son grandes ideas sin duda, pero de nada sirven las ciudades inteligentes si ellas no tienen impactos positivos y medibles en la calidad de vida de sus ciudadanos. Indicadores sociales como el empleo o la inclusión de todas las industrias en las iniciativas son necesarias sumado a que esta visión se empiece a ver en acciones concretas, medibles y cuantificables.

Santander está en deuda de recuperar el liderazgo empresarial, político y social perdido décadas atrás.

Óscar Mauricio Rey
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.