sábado, 04 julio 2020
jueves 04 de junio de 2020 - 12:00 AM

Corrupción social

Evitemos que esta pandemia nos lleve a incumplir contratos y abusar de nuestra posición dominante, hacerlo no es algo diferente a una corrupción social, pues se aprovecha esta situación para desmejorar los derechos del otro.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Ramiro Serrano

Debido a los decretos de emergencia económica, social y ecológica expedidos por el gobierno nacional y con el fin de poderle dar sostenibilidad a las empresas por razón del aislamiento obligatorio y la prohibición del ejercicio productivo en varios sectores, se han creado estímulos a los empleadores como son: Programa de apoyo al empleo formal (subsidio a la nómina), el subsidio al pago a la prima y el programa de subsidio al aporte a pensión.

De la misma manera, por el temor a la situación económica donde se pronostica que el desempleo en Colombia llegará a un 18,2% y ante el crecimiento de la cartera morosa en las propiedades horizontales, algunos consejos de administración han realizado malas practicas y me permito enumerar algunas de ellas: 1) Disminuir los honorarios de los administradores, cuando ellos han tenido que trabajar muchísimo más consecuencia de la virtualidad, ya que no sólo se han tenido que adaptar a nuevas prácticas, sino que por la permanencia de los residentes en los edificios los requerimientos han sido mayores. 2) El solicitar a las empresas de vigilancia y servicios en general que lo recibido por razón del subsidio debe ser entregado a las copropiedades, a sabiendas que dichos beneficios van dirigidos al empleador y no a quien contrata el servicio. Es necesario tener en cuenta que dichas empresas han tenido suficientes gastos con ocasión de los protocolos de bioseguridad que han hecho más costoso el servicio. 3) El terminar unilateralmente los contratos suscritos, sin razón alguna. Esto genera demandas posteriores a la copropiedad por incumplimiento de las obligaciones contractuales; saliendo más costosas estas decisiones improvisadas.

Antes de cometer errores como los antes relacionados, se deben considerar otras alternativas, como acudir al fondo de imprevistos como lo autorizó el Decreto 579/20. Evitemos que esta pandemia nos lleve a incumplir contratos y abusar de nuestra posición dominante, hacerlo no es algo diferente a una corrupción social, pues se aprovecha esta situación para desmejorar los derechos del otro. Así como rechazamos la corrupción derivada de la entrega de coimas, seamos consecuentes, y rechacemos estas corrupciones sociales.

RAMIRO SERRANO
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.