martes, 11 mayo 2021
lunes 19 de abril de 2021 - 12:00 AM

Coliving

Bajo el coliving las unidades residenciales cuentan con el espacio básico de uso individual; los demás espacios son compartidos, entonces, el costo de estos metros cuadrados se distribuye entre todas las personas que habitan el espacio
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Sergio Arenas

El desarrollo inmobiliario no se detiene. El mercado, además de ofrecer el sistema tradicional de compra, ofrece nuevas formas de propiedad y usos, como tiempos compartidos, derechos fiduciarios, acciones, usufructos y usos habitacionales. En esta ocasión quiero referirme al coliving. Este sistema es un nuevo estilo de vida o modelo residencial que se fundamenta en el networking y la economía colaborativa. Además de compartir espacios, también se comparten intereses de vida.

Las principales ventajas del coliving son la colaboración que se genera en el uso de los espacios y el intercambio entre las personas que lo habitan. Con la colaboración se logra, entre otros, menor costo de vida, optimización de recursos y eficiencia en procesos, desde el proceso de construcción del inmueble hasta el disfrute final.

Se dice que esta tendencia está inmersa en la forma de pensar y concebir la vida de los millennials, por lo que, a nivel mundial, los constructores vienen apostándole a este nuevo modelo. En Colombia no lleva muchos años, sin embargo, ya son varios los proyectos que se están desarrollando bajo este modelo. Tiene ventajas para los inversionistas, en la medida en que la inversión sea colaborativa, de lo contrario, se queda en un modelo de compra y venta tradicional.

En cuanto a la rentabilidad no se puede dar una cifra fija, pues depende del proyecto. Hay dos factores que hacen que la rentabilidad sea mayor: primero poder rentar los inmuebles por temporadas cortas, y segundo, el esfuerzo para rentar es colectivo, por el modelo de coinversión, lo que hace la operatividad más eficiente.

El coliving no es necesariamente más barato, todo depende de los espacios y acabados. Aunque por menos dinero sí se recibe más. Normalmente, para tener una unidad residencial con habitación, sala, comedor, zonas verdes, etc., se requiere de muchos metros cuadrados y el precio aumenta.

Bajo el coliving las unidades residenciales cuentan con el espacio básico de uso individual; los demás espacios son compartidos, entonces, el costo de estos metros cuadrados se distribuye entre todas las personas que habitan el espacio.

¡Coliving es disfrutar más y vivir mejor!

Sergio Arenas
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también