Domingo 20 de Mayo de 2018 - 12:01 AM

¿Quién le teme al río Cauca?

Comparta este artículo ›

Columnista: Sergio Rangel

Conversando sobre Ituango, el Ingeniero Agrónomo Jorge Calderón Ribero dice “El río Cauca es impredecible”. Trabajó él como agrónomo en las riberas del Cauca al servicio de diferentes entidades, entre otras la compañía americana Philip Morris. Cuenta que el Río tiene a través de sus 925 kilómetros de recorrido múltiples conductas. Veloz y de poco caudal cuando se desprende del Macizo Colombiano, se amansa al entrar a los valles del Cauca y vuelve a encabritarse, se encallejona entre la cordillera central y Occidental. Allí recibe varios ríos menores que lo convierten en un río majestuoso. En los límites de Choco y Antioquia, en estribaciones del municipio de Lloro, de sus lluvias recibe el caudal más alto del mundo 7.000 mm x metro2/año, el Cauca se vuelve temible.

Encallejonado entre las cordilleras Occidental y Central el Río en un curso de cerrados meandros y veloces aguas vuelven difícil la navegación. A ingenieros norteamericanos y nacionales les oyó referirse en la época en que proyectar túneles era una aventura, la posibilidad de unir el Cauca con el Magdalena rompiendo mediante un túnel de escasos kilómetros la cordillera Central y desembocar en el río Samaná Norte, que llevaría aguas del Cauca para aumentar el caudal del Magdalena, cuando por el verano se interrumpiera su navegabilidad.

Claro está, advierte Calderón Ribero, que el caudal extraído del Cauca sería apenas el necesario sin causar merma que afectara su normalidad. El río Samaná se divide en Samaná sur y Samaná Norte. El Samaná Sur es intocable por su belleza, aguas cristalinas, su riqueza ictiológica y la flora única en el mundo. Las aguas del Cauca llegarían a partir de la formación del Samaná Norte.

Su relato cobra interés ahora. Taponar el impredecible caudal del Cauca en una formación geológica que se derrite como el azúcar, fue una temeridad de la ingeniería colombiana.

Publicidad
Autor: Sergio Rangel
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.