sábado, 25 junio 2022
domingo 22 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Del terror y el miedo

Image
Columna de
Sergio Rangel

Escribo para los nacidos después del año 2000, que desconocen la historia del “M19”. La urna triclave (no sé si todavía exista), allí se depositaban los votos de los debates electorales. De ella se le entregaban tres llaves de tres candados a tres funcionarios que representaban el Estado. En el sistema electoral colombiano, fue un símbolo de la legalidad que heredamos de España como tantas normas, unas maravillosas, y otras hoy absurdas como las notarías.

En el año de 1971, se definía la Presidencia de la república. Los candidatos, el general Rojas Pinilla, partido de la Anapo. Por el partido Conservador, Evaristo Surdis. Por el Sí se puede, Belisario Betancur. Y por el Frente Nacional, Misael Pastrana Borrero. La situación era de “miedo”, pues se preveían graves desórdenes. Lo cierto es que el general Rojas Pinilla alcanzó un caudal muy importante de votos en las principales ciudades del país, que fueron los primeros en ser contabilizados, y daban como triunfador al general. Cuando comenzaron a llegar los votos de la provincia, la situación se apretó hasta superar al general por un margen estrecho. Previendo la perturbación del orden público, el Presidente Carlos Lleras Restrepo declaró el ‘estado de sitio’ y ordenó el toque de queda en el país: “Tienen una hora para irse a sus casas”. El país se silenció y las tropas se tomaron las calles de las ciudades. Algunos sectores radicales de la Anapo y de los comunistas, meses después conformaron la nefasta guerrilla del M19, de la que se sabe asesinó a los magistrados de la Corte Suprema e incineró el palacio de Justicia con los expedientes que comprometían a Pablo Escobar. Más tarde, los hijos del general Rojas Pinilla fueron a parar a la cárcel por delitos de peculado y prevaricato.

Hoy la situación es de “terror”, algo más allá del “miedo”. El candidato Petro genera más que miedo: “pavor”. Sus compañeros dicen que “en el M19 nunca combatió, programaba los secuestros”. Se habla de situaciones de ciudadanos llenos de terror impedidos del movimiento físico y las funciones motrices del cerebro como pensar, hablar coordinar. ¿La causa?: La dantesca figura de Petro, de quien dicen tiene adicción al alcohol, es mitómano, fantasioso y narciso. Después de plantear expropiaciones, va a una notaría y jura no expropiar los bienes de los colombianos, sabiendo que ese juramento, ¿quién lo obliga a cumplir?.

Kant plantea el tema de la dominación: “El hombre es el único animal que necesita de un amo para vivir”. Petro lo ha tomado al pie de la letra, aterrorizar al pueblo colombiano al punto de nublar su mente y llegar a pensar que él es el amo al que se debe obedecer.

Sergio Rangel
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también