viernes, 20 mayo 2022
domingo 16 de enero de 2022 - 12:00 AM

En tiempo de Guacharacas

xxx
Image
Columna de
Sergio Rangel

¿Me permite besarle la mano que escribió a Ulises? ¡No...! (Joyce citado por Eduardo Escobar).

Los acontecimientos son cada día de mayor calibre. El mundo de hoy el más loco de todos los mundos. El frío que me hace “carraquear” y recordar a mi amigo Cesar Ardila, quien llegó del Canadá y todavía “carraquea” bebiéndose un tinto en Ambrozia. Los búhos han dejado la escena y las guacharacas, en una algarabía ensordecedora, pasan a ocupar el estrado en los arrayanes. Ellas me dan el tema. Colombia vive una algarabía que me hace pensar que nadie piensa. Los jóvenes a quienes todavía no se les ha contado la historia, no saben que lo que están pidiendo en gritería como las guacharacas, eso ya sucedió. Quieren hoy que la policía salga del mando castrense y pase a la jurisdicción y mando de los alcaldes del país, como lo fue en el pasado, que las policías municipales se convirtieron en la “manopla” del alcalde. Nombrado el Alcalde por el gobernador, y éste por el presidente, quienes podían, a su vez, nombrar su “guardia de corp.”, fue una de las causas de la violencia. Eso fue así, y ahora sería peor, si se aprueba el nombramiento y mando de su propia policía.

Tampoco conocen los jóvenes la historia de 16 guerras civiles desde la independencia hasta que el presidente Nuñez “mandó a parar” con la Constitución del 1986. Su preámbulo... “En nombre de Dios fuente de toda autoridad...” Cesaron las marchas y contramarchas de ejércitos de los Estado soberanos que se declaraban la guerra. El Estado soberano de Santander le declaraba la guerra al de Cundinamarca y viceversa, y así otros, en fin, un país desolado por la guerra y el hambre. Pero había que “desaparecer” a Dios de la Constitucion. Con la Constitución de 1991, el preámbulo: “...la autoridad emana del pueblo”. Y abarcarlo todo para un país en desarrollo. En cambio, de ser una constitución sabia y breve, es casuista como la Constitución de la India que sobrepasa los 600 artículos. (La Constitución de los EU originalmente fue de 7 artículos y sigue siendo un modelo de sabiduría y brevedad). Ahora bien, como lo he afirmado, con una posible aprobación de una fuerza armada al mando de los alcaldes elegidos popularmente, serían grupos armados en la “legalidad” que impongan su criterio político, como en la Unión Soviética y hoy en Cuba, Venezuela y Nicaragua. George Orwell, alertaba la manipulación del idioma para llegar al comunismo. Ya no tenemos barrios sino “comunas” por disposición legal, sin darse cuenta la gente, que, con esa manipulación del idioma, ya se estaba conduciendo al “comunismo”. Que Dios nos ampare.

sergio rangel
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también