miércoles, 01 febrero 2023
sábado 03 de diciembre de 2022 - 12:00 AM

¿Para qué la reforma política?

Image
Columna de
Silvia Otero

Hace más de un mes escribí en este espacio sobre la reforma política que cursa en el congreso. Tras pasar su primera prueba de fuego en el Senado, la reforma ya tuvo su primer debate en Cámara y pronto será debatida por la plenaria de esa corporación. Con eso se completan los primeros cuatro debates, tras lo cual deben hacerse cuatro más en la siguiente legislatura.

La reforma en su estado actual tiene aspectos interesantes, pero están atados a varios elementos indeseables que no permiten ver cuál es el beneficio de la misma.

Por un lado, las listas cerradas y con cremallera tienen el potencial de ajuiciar ideológica y programáticamente a los partidos, aumentar la representación de las mujeres, y reducir la necesidad de gastar enormes cantidades de dinero en campañas donde todos compiten contra todos. Este remedio no va a hacerle magia a nuestro sistema político, pero es un camino en la dirección correcta. No se entiende, entonces por qué los textos aprobados en Cámara y Senado tienen un parágrafo transitorio para que las listas cerradas sean obligatorias solo por dos periodos. ¿Si son tan buenas, por qué no las dejan todo el tiempo?

Por este y otros aspectos pareciera como si la reforma buscara a toda costa beneficiar el partido de gobierno en prejuicio de las demás colectividades. El Pacto Histórico, quien ya tiene ventaja en listas cerradas y cremalleras, y tiene una orientación ideológica y programática clara, estará en ventaja para capturar los réditos de la lista cerrada en las próximas elecciones. Cuando se termine el periodo contemplado en el parágrafo transitorio, será una agrupación robusta y grande. Los otros partidos “atrapatodo”, incoherentes ideológicamente, tendrán muchas más dificultades para ajustarse a la medida. Y cuando ya hayan sido obligados a hacerlo, los que sobrevivan volverán al régimen actual. ¿Cuál es el sentido de todo esto?

Otro veneno es aquél que permite el transfuguismo al avalar por una sola vez que miembros de congreso, asambleas y concejos cambien de partido sin tener que renunciar a su curul. No hay que ser adivino para saber que esta es otra medida que favorecerá al Pacto Histórico, pues apenas puedan los políticos saltarán al partido de gobierno.

La vuelta de la reforma política está muy larga como para que lo bueno sea transitorio y lo no tan bueno permanente. Y por esta y otras medidas es bastante obvio que beneficiará desproporcionadamente al partido de gobierno.

Silvia Otero
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también