sábado, 01 octubre 2022
viernes 19 de agosto de 2022 - 12:00 AM

¿Embolatarán el Hotel Tamacara?

Image
Columna de
Víctor Solano

Esta semana se conoció que la alcaldesa de Socorro, por interpuesta persona del alcalde encargado, presentó un proyecto de acuerdo para que el emblemático Hotel Tamacara, un bien público del municipio, sea enajenado con el fin de servir como sede para las Unidades Tecnológicas de Santander.

Actualmente está en arriendo a la Fiscalía General de la Nación que, como ya lo hemos mencionado antes en este espacio, es probablemente la única oficina de fiscalías con piscina en Latinoamérica.

Ambos usos demostrarían que no se tiene clara la finalidad de su infraestructura y que el sector público no sabe cómo manejar un hotel. El edificio estuvo varios años cerrado porque la Alcaldía ha sido incapaz de operarlo y porque la anterior administración decidió quitarle la operación a la empresa que lo estaba haciendo.

A las UTS las recibiremos felices. Sueño con un Socorro declarado distrito educativo en Colombia. Ya hoy cuenta con la presencia de la UIS, la Universidad Libre y el Tecnoparque del Sena. Más instituciones educativas fortalecería el ecosistema del emprendimiento en la región. No obstante es ilógico que el municipio pierda un muy valioso bien inmueble, existen otras figuras jurídicas de mutuo beneficio.

Las UTS podrían conversar con la orden religiosa propietaria del Colegio La Presentación que se deteriora por falta de uso y cuya infraestructura fue concebida para la educación... a diferencia de las pequeñas habitaciones de un hotel. Otra opción podría ser que las UTS funcionen en los horarios disponibles de las instalaciones del Colegio Cooperativo pagando un canon de arrendamiento que no tiene que ser muy alto, pero con un compromiso de mejorar y mantener esas instalaciones para ellos y para la Primaria del Colegio Universitario.

De igual forma hay que pensar qué hacer con el hotel. Los aprendices del Sena y los estudiantes de Turismo de la UIS podrían tener una escuela de hotelería, e incluso podrían operarlo. Aprenden y sirven. O podría ser un centro de convenciones para atraer eventos y estimular que otros hoteles se domicilien en la ciudad.

La ciudadanía tiene el derecho a no seguir siendo actor con papel secundario en esta tragicomedia.

Victor solano
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también