Miércoles 03 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

La ciudad exige respeto

Comparta este artículo ›

El último enfrentamiento entre el alcalde Rodolfo Hernández y el Concejo de Bucaramanga, en cabeza de su presidenta, Nancy Lora, conforma un cuadro deplorable del ejercicio del poder y la política en nuestra ciudad que ya se siente fatigada de este interminable espectáculo de injurias y expresiones de baja estofa, que antes que ofender a la contraparte, en uno y otro caso, en realidad está agraviando a la ciudadanía entera que espera tanto de su Alcalde, como de sus representantes directos en el Concejo, prudencia, sapiencia, sindéresis y compromiso con la comunidad.

Pero desde hace ya casi tres años estamos asistiendo a un juego de descrédito entre gobierno y concejales, que no solo es desagradable en su forma, sino altamente inconveniente en el fondo porque a lo único que ha llevado es a estancar la ciudad.

No está bien que el Alcalde denigre de los concejales en los medios de comunicación, donde no se les da la posibilidad de replicar afirmaciones del mandatario que merecerían respuestas inmediatas, de la misma manera que es desde todo punto de vista irrespetuoso, irresponsable y, sobre todo, incoherente que se arremeta contra el gobernante por parte de la presidenta del Concejo, para cerrar la sesión y no darle oportunidad de expresarse, precisamente en el foro que institucionalmente está concebido como el indicado para debatir, no para imponer o expresar inquinas personales.

La plenaria del Concejo es el espacio democrático por excelencia en el ámbito municipal y como tal no puede ser el escenario en el que se desplieguen ademanes dictatoriales y tanto menos cuando quien incurre en semejante atropello se dice representante del Partido Liberal.

Lo cierto es que la ciudad está saturada ya de ver que Alcaldía y Concejo ponen sus disputas personales por encima del interés general. La democracia que los eligió y a la que uno y otro apelan con tanta frecuencia para legitimarse, es precisamente la que se siente lastimada con sus excesos semánticos.

Es urgente que se retome la altura y la seriedad en los asuntos de la admnistración y el Concejo, y se asuman conductas responsables por las partes, porque la ciudad es la única víctima de tanto desatino y desafuero.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.