Viernes 05 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Nubarrones en el horizonte

Comparta este artículo ›

La semana entrante en Bali (Indonesia) se llevará a cabo la cumbre del Fondo Monetario Internacional (FMI). La directora gerente de tal organismo multilateral, Christine Lagarde, en discurso pronunciado en Washington D.C. mostró preocupación por la marcha de la economía internacional en el futuro inmediato, ante peligros que hace poco tiempo parecían hipotéticos pero que están comenzando a materializarse. ¿La causa? La deuda global (pública y privada). Según los economistas del FMI, tal deuda ya alcanzó los 182 billones de dólares; en el lapso que va de la primavera pasada a hoy ha aumentado en 18 billones de dólares. El FMI espera ásperas correcciones en el mercado y en los tipos de cambio, si el proceso de endurecimiento de las condiciones financieras continúa yendo más allá y desafortunadamente, tanto los gobiernos como la empresa privada son más vulnerables que antes frente a tal endurecimiento, lo que lesionará notablemente a las economías de los países emergentes y en desarrollo, la eurozona y Japón, por estar comenzando a materializarse una guerra comercial que crea barreras comerciales que dañan el comercio, la inversión y la industria. Frente a ese panorama, la situación de la economía colombiana muestra grises nubarrones por el significativo crecimiento de la deuda externa que ha habido entre el 2008 y nuestros días, ya que se duplicó, haciendo que actualmente el país sea vulnerable por la dependencia que tiene del financiamiento externo. Buena parte ello ha ocurrido porque desde la caída de los precios del petróleo en 2014 el Gobierno, que dependía en gran parte de la renta petrolera, incrementó su financiación vía endeudamiento externo, para buscar ingresos que le permitieran balancear el presupuesto público dentro de los parámetros de la regla fiscal. Colombia dedica hoy parte de su presupuesto al pago de la deuda, sacrificando rubros fundamentales como salud y educación, sectores que han comenzado a subir el tono de la voz en la exigencia de recursos. El crecimiento del rubro para el pago de la deuda externa es “camisa de fuerza” que obliga a hacer sacrificios en términos de gasto público, proponiéndose el gobierno Duque morigerar el asunto con la reforma tributaria, la reforma pensional y hasta se habla de varias privatizaciones, hechos que despiertan rechazo en diversos sectores sociales. En el cielo hay nubarrones.

Publicidad
Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Comentarios