Sábado 06 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Un gran ejemplo histórico

Comparta este artículo ›

Ahora, cuando Suramérica busca con ahínco una solución razonable a la crisis que vive Venezuela debe traerse a la memoria lo que ocurrió hace 30 años en Chile, cuando tal país y sectores democráticos de Europa y América luchaban por desmoronar la poderosa dictadura de Augusto Pinochet y se logró que, como consecuencia de la presión ejercida tanto por las fuerzas de oposición y la opinión pública chilena, como las fuerzas democráticas de diversos países, gobiernos y la prensa internacional, ayer hizo 30 años se llevó a cabo un plebiscito para que el pueblo chileno decidiera en las urnas si el régimen de facto que llevaba más de 15 años en el poder siguiera gobernando por ocho años más o que se celebraran elecciones democráticas para elegir a un Presidente que capitaneara la transición a la democracia.

El 5 de octubre de 1988 el resultado en las urnas puso fin a una dictadura que parecía ser inamovible. Ello se logró pacíficamente, sin disparar un solo tiro, en una votación supervisada por el mundo, en la que participaron más del 97% de los chilenos.

Los dirigentes de la oposición a Pinochet actuaron de forma sensata e inteligente, no pretendieron borrar de un solo trazo a la dictadura, pocas reformas se hicieron a la Constitución, admitieron condiciones impuestas por Pinochet a cambio de que este aceptara el resultado de las urnas, accedieron a que el dictador se quedaría (como ocurrió) 10 años más como Comandante del Ejército, sería senador vitalicio, entre otras cosas.

Se actuó con lucidez, tacto y se logró algo histórico, el tránsito pacifico a la democracia. Chile salió de la dictadura sin que sus nacionales se destrozaran en los campos de batalla, ni se sacrificaran millares de vidas.

Hoy, a la distancia, se critica que en Chile aún subsisten aspectos importantes de la arquitectura dictatorial, buena parte del sistema económico y político implementado por el régimen de Pinochet y el paso del tiempo ha permitido forjar alianzas entre grupos diversos y sectores proclives a Pinochet, etc. Pero eso ha ocurrido 30 años más tarde, en otro momento histórico.

Lo sustancial hoy es lograr una salida al difícil momento que viven el pueblo venezolano y Suramérica. Como entonces tituló un periódico chileno, “ganamos la batalla con un lápiz”.

 

Publicidad

Publicada por: REDACCIÓN EDITORIAL
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.