domingo, 26 septiembre 2021
martes 03 de agosto de 2021 - 12:00 AM

Comenzaron el incumplimiento y las adiciones en el Intercambiador Vial de Guatiguará

Seriedad, vigilancia y cumplimiento es lo menos que debería verse de ahora en adelante en lo que respecta al Intercambiador Vial de Guatiguará.
Escuchar este artículo

El Intercambiador Vial de Guatiguará en Piedecuesta seguirá ocasionando grandes incomodidades y perjuicios a los usuarios de la autopista en ese municipio, por lo menos por 10 meses más, según los responsables de una obra que ya comenzó a recorrer el tradicional camino de los alargues en el tiempo, pero, peor que eso, a los contribuyentes la obra no solo se les hará más demorada, sino mucho más costosa, pues esas extensiones en tiempo, obviamente traen siempre aumentos en los presupuestos bajo la forma de adiciones presupuestales, en este caso por 20 mil millones de pesos.

Pero, ya es una muy mala señal que cuando se acercaba la fecha de entregar la obra, se anuncien adiciones en tiempo y dinero, es peor indicio el que todo esto pretenda hacerse como si fuera un paso más del proceso de la obra, cuando en realidad lo que señala es que, o bien no se han hecho las cosas con la eficiencia e idoneidad esperada, o bien hay hechos irregulares que han causado el incumplimiento, razón por la cual la ciudadanía se ha manifestado para exigir que intervengan cuanto antes los entes de control, para que no vayan los piedecuestanos a caer, como les ocurrió a los bumangueses con el tercer carril de la autopista, en el profundo pozo de la corrupción.

Por ahora la comunidad ha expresado, además de su diaria incomodidad, la desconfianza en lo que esté haciéndose en relación con estos trabajos que tiene evidentes fallas en su planificación y ejecución, en tanto el cronograma con el que se comprometieron los constructores se ha incumplido y, como suele ocurrir, el costo final de esto se transfiere a los fondos estatales, que casi siempre terminan cubriendo los mayores valores y sobrecostos de esta clase de contratos que implican obras públicas.

Hace muchos meses que los residentes de Piedecuesta y los usuarios cotidianos de la vía intervenida se sienten perjudicados por el gran traumatismo que implica mantenerla semibloqueada, lo que no es simplemente un problema de incomodidad, sino de perjuicio objetivo a residentes y comerciantes de la zona que, a los problemas derivados de la pandemia tienen que sumarle ahora el nefasto impacto económico que les significa lo que va y lo que falta de ejecución de esta obra.

Seriedad, vigilancia y cumplimiento es lo menos que debería verse de ahora en adelante en lo que respecta al Intercambiador Vial de Guatiguará.

editorial
Suscríbete
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también