sábado, 04 julio 2020
jueves 04 de junio de 2020 - 12:00 AM

Crece la indisciplina y las cifras de muerte y contagio en Santander

A pesar de las dificultades que ha planteado el confinamiento, los santandereanos hemos gozado de una condición privilegiada frente a la pandemia, pero todo esto puede cambiar si no mantenemos la seriedad y el orden que hasta ahora se ha tenido...
Escuchar este artículo

Los últimos acontecimientos ocurridos en el área metropolitana relacionados con la pandemia de COVID-19 son un lamentable resumen de los hechos que van a seguir ocurriendo, si dejamos de tomar en serio las precauciones que deben tenerse y relajamos tanto los controles por parte de las autoridades, como el autocuidado de parte de los ciudadanos, que empiezan a desatender el confinamiento, la distancia social y el uso permanente, en la calle, de elementos de bioseguridad.

Si bien no están directamente relacionados los hechos que se presentaron en los últimos días, tanto la muerte de una paciente de COVID-19 en Girón, como la salida de los tres diputados a la Mesa de Los Santos y los funcionarios de la alcaldía de Piedecuesta también sorprendidos violando el toque de queda, sin guardar la distancia obligatoria y sin ningún elemento de bioseguridad, nos demuestran, además de la irresponsabilidad inaceptable de estos servidores públicos, el grado de relajación a que estamos llegando y las fallas en los controles de las autoridades, todo esto, conducente a un solo lugar: el aumento acelerado de los casos de contagio que ya se visualizan en el departamento, y muy posiblemente de defunciones.

Lo peor que puede ocurrir en este momento es que las personas no acaten las directrices de cuidado, y mucho más grave que esto ocurra por quienes ocupan una posición de liderazgo en la región. Los casos que se comentan fueron protagonizados por personas que como los diputados del departamento Luis Eduardo Díaz, del partido Conservador; Jhonathan Duarte, de la Liga Anticorrupción, y Noé Medina, del Centro Democrático, o el director del InderPiedecuesta, Édgar Bohórquez, y el director de Gestión de Riesgo también de Piedecuesta, Giovany Rincón, deberían representar a la autoridad y no burlarla y ser el ejemplo de las mejores conductas que deben observar los ciudadanos. Los diputados fueron multados y los funcionarios fueron destituidos, pero ellos son solo una muestra de lo que está haciendo la ciudadanía, que muchas veces escuda en la mala conducta de los servidores públicos su propia indisciplina.

A pesar de las dificultades que ha planteado el confinamiento, los santandereanos hemos gozado de una condición privilegiada frente a la pandemia, pero todo esto puede cambiar si no mantenemos la seriedad y el orden que hasta ahora se ha tenido. Las autoridades civiles y de policía tienen la mitad de la responsabilidad y los ciudadanos tenemos la otra mitad. Debemos abstenernos de salir de forma innecesaria y acatar de forma estricta las medidas de bioseguridad. Como lo hemos recalcado desde el principio, esto es un asunto que nos concierne a todos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.