sábado, 01 octubre 2022
miércoles 17 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Hay que recuperar el gran potencial de desarrollo que tiene el centro

Del civismo que era garantía para la conservación limpia, ordenada y eficiente de la ciudad, queda poco o nada y del estropicio que causa la competencia en la vida moderna quedan todos los días en el centro evidencias deplorables en basura, desorden y amenazantes zonas oscuras por fallas en el alumbrado

La alcaldía de Bucaramanga tiene la intención de renovar sardineles y andenes en el centro de la ciudad, que cubrirían una extensión lineal de tres kilómetros, con una inversión que se acerca a los 33 mil millones, según lo pactado inicialmente. Este es un proyecto no solamente justificado, sino largamente esperado, pues el centro de la ciudad, desde hace ya varios años, es el sector que menos honor le hace a la caracterización de Ciudad Bonita, con que nos hizo conocer el periodista Yamid Amat y que se ha mantenido por décadas a nivel nacional.

Muchas zonas de Bucaramanga son aún muy hermosas, por su arquitectura, por su vegetación, por su urbanismo en general, pero el crecimiento demográfico y la intensa conurbación de los últimos años han arremetido especialmente contra el centro de la ciudad que, en algunas épocas ha mostrado señales de deterioro realmente preocupantes. Casonas abandonadas y ruinosas, calles averiadas, andenes destruidos e invadidos, no solo por vendedores ambulantes, sino por construcciones que no respetaron las normas de paramento y nunca fueron sancionadas y obligadas a retroceder sus fachadas, pero a esto hay que sumarle el caos del comercio informal, más el que causa el transporte pirata, la inseguridad e, incluso, los frecuentes olores ofensivos que llegan por el occidente de la meseta, desde Girón.

Del civismo que era garantía para la conservación limpia, ordenada y eficiente de la ciudad, queda poco o nada y del estropicio que causa la competencia en la vida moderna quedan todos los días en el centro evidencias deplorables en basura, desorden y amenazantes zonas oscuras por fallas en el alumbrado público. Los esfuerzos del pasado al construir el Paseo del Comercio o la Plaza Cívica para revivir este sector de la ciudad, se van perdiendo con el paso de los años.

Por esto es importante que la alcaldía, en vísperas del cumpleaños 400 de Bucaramanga como municipio, piense en estas adecuaciones que, vista la multiplicidad de problemas que afronta el centro, ayudan, pero son un aporte pequeño, que debe incrementarse más adelante no solo en esta, sino en varias administraciones futuras, pues un trabajo de recuperación del centro, hecho por profesionales y respaldado por el municipio, puede convertirse en una de las más rentables inversiones para la ciudad, dado que lograría recuperar ese gran potencial de turismo patrimonial, emprendimiento y comercio que siempre tuvo este sector, que fue el que impulsó el progreso de Bucaramanga hasta finales del siglo 20.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también