sábado, 19 septiembre 2020
miércoles 16 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Hay que recuperar la unidad metropolitana y trabajar de la mano en la reactivación

Están a tiempo el alcalde Cárdenas y el gobernador Aguilar de restaurar la unidad que deshicieron y en lugar de atomizarnos como comunidad, continuar en la construcción de caminos que nos acerquen. Estamos cansados de las divisiones y la polarización, que jamás nos llevarán a ningún buen puerto.
Escuchar este artículo

Sorprendió ayer que mientras el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, anunciaba la prórroga de las medidas para contener el COVID-19, con el sostenimiento del pico y cédula par e impar y el toque de queda desde las 9 p.m., el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, dio por terminada las restricciones y acortó el toque de queda, iniciando desde las 11 p.m. Las medidas contradictorias dejaron en evidencia el rompimiento definitivo del trabajo articulado entre la Gobernación, los alcaldes metropolitanos y el Alcalde de Bucaramanga, lo que significó que la ciudadanía quedara confundida sobre lo que está vigente y lo que no, más cuando muchos de los ciudadanos comparten su vida familiar y laboral entre Bucaramanga y diversos municipios del área metropolitana.

Si bien se aplaude el impulso que el alcalde Cárdenas ha querido dar a la economía local, y el trabajo articulado con gremios y ciudadanía, no es comprensible el rumbo que está tomando su gobierno como una especie de disidencia al interior del conjunto de municipios que componen el área y que viven en una relación imposible ya de romper. Al mismo tiempo la evidente decisión de no ser parte de las decisiones de manera conjunta con Gobernación y demás alcaldes muestran una fractura en la que nadie gana, pues tal división afecta a un millón 160 mil personas que residen en los cuatro municipios que conforman el área metropolitana y que pone una vez más sobre la mesa la necesidad de crear un Distrito Metropolitano, para que los ciudadanos no sigan al vaivén de los intereses, los ánimos y los egos de cada uno de los gobernantes. El trabajo conjunto frente a la crisis no es una opción de nuestros gobernates. Es una obligación derivada del mandato dado por los ciudadanos de trabajar en pro del bienestar de todos y no de los intereses individuales o de los egos de cada uno.

La decisión del alcalde de Bucaramanga, los alcaldes metropolitanos y el gobernador de ir cada uno por su lado nos pone a caminar en el sentido contrario al de la historia y nos permite ver que, lamentablemente, en momentos en que se debe acudir a la grandeza de los gobernantes, son las mezquindades del poder las que pueden prevalecer sobre el interés general que pareciera tener una entidad inferior a la del inflamado carácter de los dirigentes.

Están a tiempo el alcalde Cárdenas y el gobernador Aguilar de restaurar la unidad que deshicieron y en lugar de atomizarnos como comunidad, continuar en la construcción de caminos que nos acerquen. El momento histórico lo exige. Estamos cansados de las divisiones y la polarización, que jamás nos llevarán a ningún buen puerto.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.